Artículo

Escrito por: Maricela Torrejón Becerril
Coordinadora del Centro Universitario de Salud Mental y Servicios Educativos, Universidad Intercontinental
agosto 3, 2018

De acuerdo con el Talmud, “el futuro del mundo depende del aliento de los niños que van a la escuela”. Sin embargo, si esos niños sufren dificultades de aprendizaje, entonces habrá un problema.

Afortunadamente, la evaluación psicopedagógica  diagnostica con mayor precisión si el niño padece tales dificultades. Eso permite abordar el asunto de la manera más conveniente. Entre los factores que se presentan están los siguientes:

  • Rendimiento muy por debajo de lo esperado, según la edad.
  • Coeficiente intelectual de, aproximadamente, 75 —la media está entre 90 y 110—.
  • Desórdenes emocionales: angustia, depresión o frustración.
  •  Déficit sensorial (insuficiencia auditiva, visual y del gusto) y neurológico (problemas en el pensamiento y las habilidades sociales).

No todo es dificultades de aprendizaje

No obstante, es común que otras características se confundan con las dificultades de aprendizaje. Tal es el caso del bajo rendimiento o el lento aprendizaje. No es raro escuchar frases como “el niño es flojo para la escuela”.

En este caso, la evaluación psicopedagógica permite distinguir si un niño sufre dificultades de aprendizaje o sólo presenta bajo rendimiento escolar. También diagnostica la necesidad de atención de un especialista auditivo o visual o un estudio neurológico.

Con los resultados de dicha evaluación, el especialista puede sugerir acciones que favorezcan al niño en su proceso de aprendizaje.

Adónde acudir

El área psicopedagógica del Centro Universitario de Salud Mental y Servicios Educativos, de la Universidad Intercontinental, cuenta con especialistas en esta evaluación, fundamental para un tratamiento adecuado.

Si el diagnóstico es negativo, quizá sólo se necesite orientar a los padres de familia y al profesor de la escuela. En cambio, si el niño presenta dificultades de aprendizaje, el psicopedagogo puede recomendar un plan de intervención psicopedagógica que contemple los aspectos necesarios para comenzar el trabajo dirigido a la solución.

Así, la intervención psicopedagógica, como proceso integrador, determina las acciones más efectivas para solucionar el problema. Además, permite definir las condiciones para que el niño desarrolle sus capacidades.

El papel de las escuelas

De acuerdo con la Reforma Educativa, los niños con dificultades de aprendizaje tienen el apoyo del personal de la escuela para favorecerlo, orientar a los padres y, en caso necesario, remitirlo a la instancia que mejor responda a sus necesidades.

En la actualidad, los profesores están capacitados para detectar estudiantes con dificultades de aprendizaje y actuar al respecto. Por ello, la escuela es un factor determinante para un tratamiento apto.

El entorno familiar, otro factor clave

Cuando a un niño le cuesta trabajo aprender en la escuela, la ayuda de la familia es fundamental.

Los padres pueden alentarlo, acogerlo y elevar su capacidad mediante el apoyo en su autoestima. Reconocer su esfuerzo y avances —por mínimos que sean— es un gran estímulo.

Un niño con dificultad de aprendizaje no debe ser etiquetado; tampoco debe hacerse caso a las suposiciones de los demás.

Por el contrario, hay que considerar las indicaciones del profesor o acudir a un especialista, para distinguir si el problema es orgánico, de enseñanza o sólo una distracción en la escuela debido a las emociones o el ambiente.

Que un niño sea diagnosticado con dificultades de aprendizaje no significa que no podrá concluir sus estudios o que eso limite sus objetivos en la vida. Son dificultades superables si se abordan a tiempo y se siguen indicaciones. Sólo así alcanzará el nivel del grado al que pertenece.

Para saber más:

Clínicas de Salud, Universidad Intercontinental. Disponible en http://www.uic.mx/servicios/clinicas-la-salud/

Licenciatura en Pedagogía, Universidad Intercontinental. Disponible en http://www.uic.edu.mx/pedagogia/

Licenciatura en Psicología, Universidad Intercontinental. Disponible en http://www.uic.mx/licenciaturas/division-de-la-salud/psicologia/

Sylvia Defior , Las dificultades de aprendizaje: un enfoque cognitivo. Lectura, Escritura, Matemáticas, Málaga, Aljibe, 1996.

G. Vidal y D. G. Manjón, Evaluación e informe psicopedagógico. Una perspectiva curricular, vol. II, Madrid, EOS, 2001.

Diego Luque, Gemma Rodríguez, Dificultades en el aprendizaje: unificación de criterios diagnósticos, Andalucía,  Consejería de Educación, Dirección General de Participación y Solidaridad Educativa, 2006.

Nicasio García, Manual de dificultades de aprendizaje. Lenguaje, lectoescritura y matemáticas, Madrid, Narcea, 1995.

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional