Academia

Escrito por: Ricardo Adrián Romero Uscanga
Docente de Comunicación y Traducción
septiembre 11, 2018

Existen diversas variables que pueden determinar el éxito del proceso enseñanza-aprendizaje, como el entorno familiar, el contexto social, la efectividad del plan de estudios y las capacidades del estudiante.

Una de ellas, y muy importante, es la falta de formación pedagógica por parte de los docentes.

Hay que mencionar que la frase neoidealista “quien sabe puede enseñar” influyó, hasta hace poco, en algunos sistemas educativos europeos.

De esta manera, abrió la puerta para que cualquier profesionista impartiera clase, aun sin una formación o preparación extra en educación.

El caso contrario produce docentes con habilidades y conocimientos para transmitir los contenidos que le son proporcionados mediante libros o documentos oficiales (programas).

Sin embargo, carecen de la facultad para ir más allá del conocimiento y poseen una capacidad limitada para contextualizarlo o vincularlo con otras disciplinas o niveles educativos.

Así, se deja de lado la posibilidad de adaptar los saberes a las necesidades del grupo o para la realización de propuestas didácticas.

En este sentido, la educación superior en México presenta una discontinuidad pedagógica, ya que cambia radicalmente el tipo de docentes.

Docentes y su formación escolar

Mientras que en el nivel medio básico se cuenta con  docentes egresados de las escuelas normalistas, en el nivel medio superior y superior se presenta una población docente de extracción mayoritariamente universitaria o tecnológica, con poca o nula formación pedagógica y mucha formación técnica.

Es decir, son docentes cuya formación profesional tiene una intencionalidad muy diferente de la intencionalidad de la formación de quienes estudiaron una carrera dirigida hacia la docencia.

Para los niveles escolares básicos, existe una formación docente encaminada hacia la formación de tipo académica, que comprende los conocimientos necesarios de las áreas en las cuales se impartirá clase (el qué), y una formación encaminada hacia la preparación pedagógica, para impartir dichos temas (el cómo).

¿Qué importa más en la formación del docente: el conocimiento de la materia que va a impartir o la teoría didáctica relacionada? No hay que menospreciar ninguno de estos aspectos, mucho menos eliminarlo.

 

Para saber más

Licenciatura en Traducción, Universidad Intercontinental. Disponible en http://www.uic.mx/traduccion/

Licenciatura en Comunicación Digital, Universidad Intercontinental. Disponible en http://www.uic.mx/licenciaturas/division-ciencias-sociales/comunicacion/

Lucía Grugnetti y Francesco Speranza, “General reflections on the problem history and didactic of mathematics”, Philosophy of mathematics education journal, 1999.

Poder Legislativo Federal, Ley General de Educación, México, Secretaría de Educación Pública, 1993.

Traduic 2018, Universidad Intercontinental. Disponible en http://www.traduic.com/

 

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional