Blog

Escrito por: Eva González Pérez
Editorial UIC
mayo 7, 2018

Los malos hábitos laborales se desarrollan de manera paulatina y llegan al punto en el que ni tú mismo sabes cómo se adueñaron de ti. Suelen arraigarse cuando producen algún placer o cuando nadie nos llama la atención.

No obstante, son considerados como una clara evidencia de falta de compromiso y obstaculizan tu vida profesional. Por eso, es hora de dejarlos atrás y asumir una actitud más responsable y comprometida.

Entre los patrones que afectan de manera negativa tu imagen profesional y son detonantes en la convivencia laboral se encuentran los siguientes:

1. Impuntualidad

Según OCCMundial, siete de cada diez personas llegan tarde a su lugar de trabajo entre 10 y 30 minutos. Llegar tarde refleja una actitud de poco respeto y afecta tu ámbito laboral e incluso tus relaciones con amigos o familiares. El tiempo es un bien escaso, así que sé puntual y olvídate de las pláticas del garrafón y de las charlas posteriores a la hora de la comida.

2. Mentiras

Habla siempre con la verdad. Negarte a llamadas telefónicas, inventar excusas para librarte de reuniones, alterar resultados o apropiarte del crédito de otros afecta tu reputación. No digas “casi está listo” si no lo has comenzado. Tampoco pongas pretextos cuando no has terminado algún proyecto, olvidaste hacerlo o salió mal.

3. Negatividad

No te quejes de todo si no quieres ser visto como alguien “tóxico”. Hablar mal de tu empresa o de otros y molestarte por la carga de trabajo que te asignan sólo ahuyentará oportunidades de mejorar tu actual empleo.

4. Desorganización

Planifica tus tareas; si te resulta difícil hacerlo con miras a largo plazo, comienza por organizarlas por semanas; eso te evitará entregar trabajos mal hechos por realizarlos a última hora. Y ordena tu escritorio: cada cosa en su lugar.

5. Distractores externos

Utiliza las redes sólo para fines laborales; evita la actividad personal, porque te dispersa y pierde. También el celular distrae tus tareas, así que procura no usarlo o reducir su uso lo más posible. Algunas instituciones suelen revisar el historial de tu navegador cuando no estás siendo eficiente, así que mejor procura no usarlo para fines personales.

6. Correos sin responder

La comunicación oportuna es un factor determinante para obtener éxito en tus proyectos. El ritmo laboral suele ser rápido, por lo que demorar una respuesta o, peor aún, no responder los correos es una falta de respeto al trabajo de los demás y te hace parecer negligente.

7. Modos inapropiados

Ésta es la parte sensible del trabajo diario, porque afecta el clima laboral. Aléjate de la informalidad y saluda, agradece y pide las cosas por favor; discúlpate cuando sea necesario. No seas ruidoso ni irrespetuoso; tampoco te hagas el gracioso en busca de agradar a todos.

8. Falta de compromiso

Puede ser que no te identifiques con la visión o con los objetivos de tu lugar tu trabajo. Tal vez el horario o la paga tampoco te satisfagan. Pero no olvides que tú decidiste aceptar las condiciones al entrar a trabajar; hasta en tanto no encuentres un lugar que te haga sentir mejor, debes cumplir tus tareas de la mejor manera posible.

9. Procrastinación laboral

Esta rara palabra tiene dos elementos significativos en su estructura: pro, “en favor de”, y cras, “mañana”. Procrastinar es dejar todo para un mañana que parece no llegar. Es un factor que mayores problemas acarrea: estresa, afecta el cumplimiento de los objetivos y la credibilidad en nuestro trabajo. Organízate y respeta tus propios tiempos y los de los demás.

10. Fomenta las buenas prácticas

Si tú presentas alguno de estos malos hábitos, es necesario que comiences a modificarlos, pues son un obstáculo para tu desarrollo profesional. Establece mejores prácticas laborales, siguiendo los pasos que en seguida enlistamos:

  • Sé autocrítico; la mayoría tiende a negar sus malos hábitos. Reconoce los tuyos.
  • Pregúntate qué deseas y de qué manera puedes obtenerlo.
  • Anota lo que debes cambiar y da prioridad a aquellos que afectan a tus compañeros o a tu jefe.
  • Comienza con un cambio y repítelo de manera precisa y puntual, al menos durante tres semanas.
  • Vigila tu progreso y sé paciente contigo mismo si no ves mejoría. No bajes la guardia y reanuda el intento de inmediato.

 

Si no quiere ser visto como una persona ineficiente e irresponsable, cambia tus malos hábitos de trabajo por buenas prácticas laborales. Asegurarás un mejor futuro y contribuirás a un ambiente de trabajo más eficiente y cordial.

 

Para saber más

James Caan, “5 hábitos laborales necesarios que debes adoptar”, Entrepreneur, 15 de marzo de 2017. Disponible en https://www.entrepreneur.com/article/267404

OCCMundial.com, “Puntualidad, factor básico para 80% de los profesionistas en México”, 5 de septiembre de 2016. Disponible en https://www.occ.com.mx/blog/puntualidad-factor-basico-para-80-de-los-profesionistas-en-mexico/

Pilar Torrijos Gijón, “17 malos hábitos en el trabajo y cómo superarlos”, El blog del mando intermedio, 1 de septiembre de 2014. Disponible en http://elblogdelmandointermedio.com/2014/09/01/17-malos-habitos-en-el-trabajo-y-como-superarlos-2/

Salud180.com, “10 malos hábitos en el trabajo”, Bienestar 180, s.d. Disponible en http://www.salud180.com/salud-dia-dia/10-malos-habitos-en-el-trabajo-0

Wiki How, “Cómo eliminar los malos hábitos de trabajo”,  s.d. Disponible en https://es.wikihow.com/eliminar-los-malos-h%C3%A1bitos-de-trabajo

Yuli Paola Sánchez Moreno, “Malos hábitos de los trabajadores que son comunes en el lugar de trabajo”, Gerencie.com, 22 de septiembre de 2017. Disponible en https://www.gerencie.com/malos-habitos-de-los-trabajadores-que-son-comunes-en-el-lugar-de-trabajo.html

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional