angelica

Escrito por: Angélica Monroy

marzo 21, 2018

En diciembre de 2011, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down. Con ello, la Asamblea General tiene como objetivo aumentar la conciencia pública sobre la cuestión y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. Asimismo, pretende resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

El síndrome se descubrió en 1959 como un desorden de cromosomas y es un tema de actualidad permanente al afectar en el día a día de forma muy variada a un amplio rango de personas en todo el mundo. Se calcula que uno de cada 733 bebés nace con él. No es una enfermedad ni un sufrimiento que se padece, sino una condición de vida digna. Se caracteriza por la presencia de discapacidad intelectual y de rasgos físicos peculiares. Es la causa más frecuente de discapacidad intelectual y debe su nombre a John Langodn Down que fue el primero en describir esta alteración genética en 1856, aunque nunca llegó a descubrir las causas que la producían. En julio de 1958 Jérome Lejeune descubrió que el síndrome es una alteración en el cromosoma 21.

No se conocen con exactitud las causas que provocan el exceso cromosómico, aunque se relaciona la edad materna superior a los 35 años. Las personas con síndrome de Down tienen una probabilidad superior a la de la población general de padecer algunas enfermedades, especialmente de corazón, aparato digestivo, entre otros.

Todos los seres humanos pertenecemos a un grupo social al cual hacemos referencia cuando platicamos con los demás; es por eso que es indispensable permitir que las personas con discapacidad ejerzan el derecho fundamental de integración e inclusión en la sociedad.

Los jóvenes del programa Construyendo Puentes de la UIC, quienes poseen diferentes necesidades especiales, entre ellos varios con síndrome de Down, y participan en todas las actividades universitarias, lo que les permite conocer gente, que los demás los conozcan, pero, sobre todo, poder sentirse parte de una comunidad universitaria en el significado más amplio del término, se unen al significado que esta fecha nos da.