Escrito por: Emmanuel

noviembre 30, 2017

La gráfica mexicana es una de las formas comunicacionales y de diseño con más difusión desde finales del periodo novohispano. Creadores importantes como Gabriel Vicente Gaona, alias “Picheta”, Manuel Manilla y, por supuesto, José Guadalupe Posada, configuraron desde tempranas fechas un cúmulo de productos gráficos dirigidos a sectores populares caracterizados por el analfabetismo. La gráfica creada por éstos y otros autores servía como un puente comunicativo visual cada vez más consumido entre la naciente sociedad mexicana. En la actualidad, junto con el muralismo, la gráfica destaca a escala mundial como una de las producciones más icónicas de nuestra cultura. Por ello, y para cerrar con broche de oro las actividades de la clase México Prehispánico y Colonial, los estudiantes de 7º semestre que cursan la Licenciatura en Diseño Gráfico se dieron cita el 29 de noviembre de 2017 en la Hemeroteca Nacional, ubicada en las instalaciones de Ciudad Universitaria, CU-UNAM, con el objetivo de conocer algunos ejemplos de la producción gráfica mexicana presente en soportes impresos desde principios del siglo XIX. El frío no fue impedimento para que el grupo a cargo del Mtro. Alan Rodríguez Moreno se trasladara a las instalaciones ubicadas en el Centro Cultural Universitario.

Los futuros diseñadores hicieron uso de sus habilidades para reproducir anuncios o ilustraciones que hace siglos acompañaron textos de publicaciones de revistas de arte, periódicos, panfletos, folletos políticos y un sinfín de publicaciones que pudieron consultar en las bases de datos digitales. Rápidamente, se concentraron y elaboraron una serie de reproducciones a tinta de retratos, caricaturas, ilustraciones de relatos y demás elementos gráficos encontrados en este maravilloso acervo.

Pese a que no fue posible consultar las obras en su soporte original porque la Biblioteca Nacional tiene restringido el acceso por motivos de preservación, la experiencia fuera del aula fue enriquecedora para su formación académica y personal. Posibilitó, además, comprender el proceso comunicativo gráfico del siglo XIX desde otra perspectiva y fomentar una experiencia vivencial que permitió a los estudiantes comprenderse como parte de una comunidad con tradición con un proceso histórico de larga duración.

AUTOR: Mtro. Alan Rodríguez Moreno, docente de la Licenciatura en Diseño Gráfico