angelica

Escrito por: Angélica Monroy

junio 7, 2018

Teniendo como marco la celebración de los 350 años de la fundación de la Facultad de Teología de la Universidad de Laval en la ciudad de Quebec, Canadá, y con el objetivo de favorecer la colaboración mutua entre las instituciones afiliadas y entre ellas y la Iglesia a la que ellas pretenden servir, se llevó a cabo del 23 al 26 de mayo de 2018 la XV Asamblea General de las CICT, Conferencia de las Instituciones Católicas de Teología, con el tema “La educación teológica en la era digital”, motivo por el cual se reunieron directores y docentes de diversas facultades de teología alrededor del mundo; entre ellos, el actual director divisional del Instituto Intercontinental de Misionología UIC, P. David Félix Uribe García, MG.

El evento representó una magnífica oportunidad para establecer acuerdos entre los representantes de instituciones de Líbano, República Democrática del Congo, Costa de Marfil y Camerún, Colombia, Chile y Brasil, Italia, Francia, Bélgica, Suecia, Portugal y Polonia, México, Estados Unidos de América y Canadá.

Entre otros interesantes asuntos, se abordó el de que las facultades de teología deben saber enfrentar el cambio que representa estar inmersas en una revolución tecnológica la cual obliga a una transformación del mundo intelectual, motivo por el cual deben tomar Iniciativas que respondan desde una perspectiva de teológica a las interrogantes contemporáneas y favorecer tales iniciativas por parte de las instituciones afiliadas, así como ser un ámbito para compartir información y reflexión sobre temas que versen sobre teología y ciencias de la religión, y suscitar acciones concretas, eventualmente en colaboración con otras instancias eclesiales en el plano local y universal.

La CICT está reconocida como un grupo sectorial de la Federación Internacional de Universidades católicas (FIUC), con 177 miembros, en cuyo interior goza de una autonomía funcional definida, a la vez,  por los propios y los estatutos de la FIUC. Art 3.

 

 

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional