Ciencias Sociales

Escrito por: Mario Escalona Hernández
Docente de Derecho
septiembre 8, 2022

El Derecho natural es quizá un tema que no conozcas. Se habla de derecho civil, laboral, penal, entre otros. Pero el Derecho natural es muy distinto, pues es superior a cualquier otro. Aquí te diremos en qué consiste.

Características del Derecho natural

Hay leyes que regulan toda conducta humana, pero no fueron elaboradas por ningún órgano del Estado. Eso las caracteriza como anteriores a la actividad legislativa. Además, son inmutables, atemporales, sin límites espaciales, de validez universal y pueden encontrar sustento en un origen divino.

Derecho natural: guía de la conducta humana

Dicen que los seres humanos pueden distinguir entre lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, lo equitativo y lo inequitativo. Sin influencia del medio familiar y social en el que se desenvuelven. Esa capacidad sirve para guiar su conducta y proviene de un principio común a la humanidad: “obra el bien y evita el mal”.

Este principio no quiere decir que sea inquebrantable, pues toda norma de conducta puede dejar de cumplirse o su opuesto. Independientemente de su origen natural o estatal. Pero eso no significa que la norma no exista. Tampoco significa que la ley estatal pierda vigencia por el hecho de que la persona no la acate.

Hacer el bien para uno mismo y para el otro

La ley natural está imbuida de este principio al dictar un comportamiento acorde con hacer el bien. En consecuencia, la norma natural ordenaría “ámate a ti mismo”, “no dañes a otros”, “ama al prójimo como a ti mismo”.

Y de éstas provienen otras. Por ejemplo, de “ámate a ti mismo, vendrían “cuida tu salud” y “no dañes tu cuerpo”. Y, de “ama al prójimo como a ti mismo”, vendrían “socorre al necesitado” y “sé misericordioso”.

Desde luego, hay principios que prohíben determinadas conductas. Pongamos el caso del homicidio, el robo o la mentira. Interpretados en sentido opuesto, disponen “respeta la vida de los demás”, “respeta la propiedad ajena”, “privilegia la verdad”.

Entonces, ¿qué es el derecho natural?

Normas o leyes naturales como las anteriormente citadas conforman lo que se denomina derecho natural. Se trata de un orden normativo superior a las leyes del estado. Por tal motivo, éstas deberán estar subordinadas en cuanto a su validez y cumplimiento a lo que dicta la ley natural.

De acuerdo con el jurista italiano Norberto Bobbio, “la ley estatal es válida sólo si es justa”. Y añade que“la ley estatal es justa porque es acorde con las leyes naturales”. Entonces, si la ley creada por el órgano del estado es injusta, no es válida. Y no tendría que acatarse porque va en contra de los principios universales de las leyes naturales que conforman el ius naturale.

Ley natural y ley política

Un claro ejemplo, ampliamente conocido, es la obra teatral Antígona. Esta obra del escritor griego Sófocles, narra el enfrentamiento entre la ley natural y la de un monarca. Mas también su incumplimiento, al trastocar una norma superior a la del propio rey.

La trama de Antígona

Antígona decide dar sepultura a su hermano Polinices. El problema es que el rey Creonte había ordenado que permaneciera insepulto al considerarlo un traidor a su patria. Pero la protagonista hace caso omiso a la orden del monarca y sepulta a su hermano.

Los soldados del rey aprehenden a Antígona y le preguntan “si conocía del decreto”:

 Lo sabía. ¿Cómo podía ignorarlo? Bien claro estaba.

—¿Y así te has atrevido a pasar por encima de estas leyes?, reclamó el rey.

—Sí. Porque juzgué que tus decretos no tenían tanto poder que, siendo tú mortal, pudieras pasar por encima de las leyes no escritas e inquebrantables de los dioses. Porque éstas no son de ahora ni son de ayer, sino que tienen vigencia eterna y nadie sabe cuándo aparecieron. No iba yo a sufrir el castigo divino infringiendo éstas por temor a la arrogancia de hombre alguno.

En el pasaje anterior, vemos cómo Antígona desacata la orden del rey y antepone lo que le manda la ley divina: enterrar a sus muertos.

Objeción de conciencia

En nuestros días, la pugna entre los mandatos inmutables de la ley natural y la estatal no se ha zanjado. La objeción de conciencia es un ejemplo de este conflicto. Algunos sostienen sus principios en el derecho natural y se oponen a practicar la interrupción del embarazo en lugares donde está permitido legalmente.  

O los médicos que anteponen su convicción de no dañar al inocente y se niegan a acudir a la guerra cuando el país al que pertenecen está en combate. Se basan en principios establecidos en leyes naturales, superiores a cualquier otra por su esencia humanista de obrar bien, respetando la vida de los demás.

El Estado y el Derecho natural

Así, el estado tiene el deber de reconocer estos derechos en su ordenamiento supremo y disposiciones legales. Debe respetar y emplear los medios jurisdiccionales de los que disponga para que dichos derechos no sean violentados por nadie. Menos aún limitados o abolidos. Más bien, deben procurar su difusión y progresividad. Porque definen nuestra esencia humana como parte de nuestra conciencia social para alcanzar el bien común.

Para saber más

Licenciatura en Derecho, Universidad Intercontinental

“¿Por qué estudiar Derecho en la UIC?”, Bitácora UIC, 30 de agosto de 2021

Norberto Bobbio, El problema del positivismo jurídico, México, Fontamara, 2012.

Sófocles, Antígona (trad. E. Ignacio Granero), Buenos Aires, Eudeba E-book, 2011.



* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional

¡Agenda tu cita!
X
https://bakeryrahmat.com/ slot gacor 4d