Regresar al Inicio
Nota

Recursos emocionales ante la incertidumbre y la ansiedad

Portal informativo
Me lo dijo Lola
7 de abril de 2020

 

Las dudas hoy en día con relación a la pandemia del Covid-19 van desde si fue algo fabricado o es un mecanismo de sometimiento, hasta querer saber cuánto durará el aislamiento, cómo avanzará la vacuna y cuál será el impacto social y económico. No solo nosotros lo estamos viviendo, sino todo el mundo.

La mayoría de nosotros estamos inmersos en la incertidumbre y en muchos casos incluso miedo y ansiedad, es por ello que los expertos recomiendan que veamos la contingencia como una oportunidad de cambio, de mejorar, de crecer y reforzar nuestro bienestar emocional. ¿Cómo? A través de recursos muy puntuales que una experta de la Universidad Intercontinental nos explica:

 

La mayor parte del planeta enfrenta estas y otras especulaciones con mayor o menos sustento. Si bien la incertidumbre es algo que nos acompaña toda la vida, hoy se hace presente con mayor fuerza para movilizar creencias y mecanismos de defensa a nivel psíquico a marchas forzadas”, explicó Mariana Rodríguez Fuentes, terapeuta y egresada de la Maestría en Psicoterapia Psicoanalítica de la Universidad Intercontinental (UIC).

“Nos vemos arrojados a nuevas formas de llevar el día a día y para aquellos quienes los cambios representan grandes amenazas, esto se vive de manera similar a tener un enemigo omnipresente, pero como señalaba Immanuel Kant, la inteligencia del individuo se mide por la cantidad de incertidumbres que es capaz de tolerar”, refiere la experta.

A pesar de las innumerables interrogantes detonadas por la pandemia para las que no tenemos respuesta, sí contamos con recursos emocionales que nos dan certeza y suman a nuestra estabilidad, entre ellos se encuentran:

1. Vislumbrar oportunidades.
2. Fortalecer los lazos sociales.
3. Detectar las fuentes de estrés.
4. Direccionar la atención hacia uno mismo.

Así es como puedes llevar a cabo cada recurso

Para visualizar oportunidades, Rodríguez recomendó crear metas a corto plazo que impliquen por ejemplo aprender una nueva habilidad, actividad de interés o algún idioma aprovechando las opciones disponibles en línea.

El lazo social es saberse acompañado y querido lo cual es vital sobre todo en momentos difìciles. En un estado “adecuado” de salud mental solemos empatizar con el otro y brindar desde un abrazo, palabras de aliento o el tan valioso hecho de escucharlo y acompañarlo en su dolor, sin importar la génesis de este.

Sin embargo, el estrés y la ansiedad afectan directamente estas relaciones por ello es importante identificar qué lo detona. Calixto (2016) ha estudiado el efecto del estrés a nivel cerebral y concluye que nuestra
capacidad de empatía se ve disminuida cuando lo experimentamos, ya que este es de índole egocéntrico y resta la capacidad de distinguir las emociones de otras personas.

Hay factores comunes que detonan el estrés, como es el estado de contingencia actual, y otros que dependerán de la historia personal y de un conjunto de aspectos biológicos, psicológicos y
sociales.

Identificar las fuentes que aumentan el nivel de estrés para poder modularlo y permanecer en un estado de mayor quietud emocional, es fundamental en estos días, donde buena parte de la población se encuentra en aislamiento presencial.

Una fuente de estrés es el vertiginoso flujo de contenidos que se reciben a través de los medios digitales, que si bien son grandes aliados para matener los vínculos sociales en este contexto, por
otro lado estar conectados de forma permanente, llega a causar estrés, explicó Rodríguez doctorante en Psicoanálisis por la UIC.

En estos casos, invita a que cada uno de nosotros nos preguntemos si pueden prescindir de algunos medios digitales al menos de forma temporal, con el propósito de dejar de pesquisar frenéticamente por respuestas que no satisfacen y aprender que la incertidumbre es parte de la existencia.

“No nos volvamos parte del huracán de contenidos que al final desinforman, confunden y generan pánico en muchos de nosotros”, agrega.

Entre otros recursos emocionales para enfrentar la incertidumbre, se encuentra ver hacia uno mismo; si bien no es posible controlar lo que ocurra en el exterior, sí es posible ocuparse de lo que ocurre dentro de uno mismo y en ello es donde debe enfocarse la atención. Esto implica darse la oportunidad de escucharse no desde lo que los otros dicen, sino desde cómo cada quien se experimenta minuto a minuto.

Este recurso emocional de mirarse, puede llevarse a través de un diario emocional en donde de manera regular cada persona escriba cómo se siente, qué piensa y cuáles son sus expectativas, y al paso de algunas semanas, revisar lo escrito y analizar los cambios.

“El apartamiento nos da la oportunidad de dejar de lado la tentanción de mantenerse todo el tiempo conectado a lo que dice el mundo y que muchas veces me desconecta de mí. No hay mejor
herramienta para la estabilidad emocional que el auto conocimiento y el contexto actual nos da una oportunidad -un tanto forzada- de tener un encuentro prolongado con uno mismo”, finaliza la experta de la UIC.

 

 

Fuente: https://www.melodijolola.com/guapa-y-sana/recursos-emocionales-ante-la-incertidumbre-y-la-ansiedad

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional