Blog Comunidad UIC
Autor UIC

Escrito por: Aly Barradas. y Cristina Sáenz
Licenciatura en Nutrición
julio 5, 2024

En cada parte de nuestro cuerpo vive una comunidad vibrante y diversa de microorganismos, principalmente, bacterias; pero también hongos, parásitos, entre otros, a los que se les conoce como microbiota.

Aunque puede sonar alarmante escuchar que tenemos microorganismos, la mayoría suele ser benigna e incluso beneficiosa. Esta gran comunidad de microorganismos la adquirimos desde que nacemos y, a lo largo de nuestra vida, la microbiota sigue evolucionado y diversificándose por la dieta, el medio ambiente y las interacciones con otras personas y animales.

Por tanto, la microbiota es diferente en cada persona, adaptándose de manera única a los cambios y desafíos específicos de cada individuo.

 

Funciones de la microbiota

A los microorganismos del intestino, conocidos como microbiota intestinal, a menudo se les ignora; sin embargo, juegan un papel fundamental en nuestra salud y bienestar general, y para que tengan un buen funcionamiento, es importante llevar una dieta balanceada.

La microbiota intestinal tiene una gran variedad de funciones; por ejemplo, ayuda a que el proceso de digestión después de comer sea más fácil. Esto permite que nuestro cuerpo produzca vitaminas, como la vitamina K, o vitaminas del complejo B, y minerales necesarios; por ejemplo, cobre, hierro y zinc.

Estos microorganismos también nos protegen contra infecciones, pues fortalecen nuestro sistema inmunitario, y están involucrados en la producción de sustancias que previenen la inflamación y promueven una función intestinal saludable.

Incluso, la microbiota intestinal influye en nuestro estado de ánimo y comportamiento, gracias a la producción de neurotransmisores y a la interacción con el sistema nervioso central.

Por otro lado, tiene un papel fundamental en la regulación del peso y nuestro metabolismo. Algunas investigaciones muestran que ciertos tipos de bacterias en nuestros intestinos influyen en cómo nuestro cuerpo almacena la grasa, cómo balancea los niveles de azúcar en la sangre y cómo responde a las hormonas que controlan el hambre.

 

Importancia de la nutrición y el impacto sobre la microbiota

Si bien nuestra microbiota es resistente, comer de manera no saludable puede favorecer que algunos microorganismos no benéficos ocasionen un desequilibrio en la microbiota intestinal, a lo cual se le conoce como disbiosis.

La disbiosis puede ser consecuencia de dietas ricas en grasas y azúcares, consumo excesivo de alcohol, estrés prolongado y uso constante de antibióticos, lo que altera la composición y función de los microorganismos benéficos.

Este desbalance se ve influenciado, en gran medida, por nuestra dieta, y puede contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas, como la obesidad, la diabetes mellitus y enfermedades cardiovasculares.

Los síntomas de la disbiosis intestinal varían, pero suelen incluir problemas digestivos, como hinchazón, gases, diarrea o estreñimiento. Otros menos obvios podrían ser fatiga, irritabilidad y dificultades para concentrarse.

Para combatir estos síntomas, debemos tener una nutrición adecuada, la cual ayuda a restaurar el equilibrio y la salud de nuestro sistema digestivo.

 

Prevenir enfermedades

La microbiota puede ser invisible, pero su impacto en nuestra salud es significativo. Comprender y cuidar mejor estos microorganismos mejora la salud y previene enfermedades.

Así que recordemos que no estamos solos, sino que contamos con un ejército microscópico que trabaja para protegernos. Mantener una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable son la clave para preservar la armonía de la microbiota y, por ende, nuestra salud general.

Conoce nuestra Licenciatura en Nutrición y sé un referente en la sociedad. ¡Pregunta por nuestros planes de becas aquí!

 

Para saber más

Licenciatura en Nutrición

Licenciatura en Pedagogía e Innovación Educativa

Clínicas de la salud

Educación Continua

Álvarez, J., Fernández, J., Guarner, F., Gueimonde, M., Rodríguez, J., Saenz de Pipaon, M. y Sanz, Y. (2021). Microbiota intestinal y salud, 44 (7), 519-535.

 

Rinninella, E., Tohumcu, E., Raoul, P., Fiorani, M., Cintoni, M., Mele, M. y Cammarota, G. (2023). The role of diet in shaping human gut microbiota, 62-63.

 

Salinas de Reigosa, B. (2013). Microbiota intestinal: clave de la salud, 17 (2), 3-5.



* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional

¡Agenda tu cita!
X
https://bakeryrahmat.com/ slot gacor 4d