Inicio » Blog » Multimedia: una nueva forma de aprender
Blog
Avatar

Escrito por: Víctor M. Martínez
Docente de la Licenciatura en Diseño Gráfico
marzo 31, 2021

“…es el fin del mundo como lo conocemos, y me siento bien…”

(It’s ) the end of the world as we know it / Michael Stipe (R.E.M.)

Multimedia y lectura digital

Si en 2019 nos hubieran dicho que viviríamos una pandemia que nos mantendría conectados a computadoras y dispositivos móviles para estudiar, aprender, trabajar, mantenernos en contacto y, aún, divertirnos, quizá nos hubiera sonado como ciencia ficción. Las adaptaciones a la nueva vida cotidiana no han sido fáciles, sin embargo, aunque así lo parezca, resulta poco novedoso usar tecnologías aplicadas a la educación. Más bien, resulta de un trabajo largo que empieza con los usos de la computadora y sus capacidades multimedia desde primaria y secundaria.

El primer paso del mundo interactivo

A mediados de los ochenta, la compañía Apple Computer desarrolló junto con varias instituciones privadas y públicas españolas el “Proyecto Grimm”. Éste consistió en el desarrollo de CD-ROM interactivos que se iban replicando en varias instituciones para generar capacidades de enseñanza- aprendizaje similares.

Multimedia en México, un avance

En México, ha habido varios intentos por utilizar este tipo de medios en la educación. A mediados de los noventa, organismos públicos y privados empezaron a desarrollar kioskos interactivos con pantallas touch-screen (muy similares a algunos teléfonos celulares y computadoras actuales). Resulta pertinente aclarar que en esos años la tecnología no era muy fácil de adquirir además de que era muy costosa. Entre las instituciones que aplicaron exitosamente software y hardware dirigidos al público infantil se encuentran el Museo de Jalapa y el Museo de Historia Mexicana de Monterrey, en Veracruz y Nuevo León, respectivamente.

Tuve la oportunidad de colaborar en el desarrollo de esos proyectos, por lo que pude corroborar las ventajas de este tipo de medios educativos. Años más tarde, la llamada “Enciclomedia” desató un gran escándalo por ser una plataforma de conocimiento mal planeada y mal desarrollada, amén de una serie de fallas técnicas y de presentar desfalcos en la parte económica.

Educación multimedia

Independientemente de la mala planeación y el desarrollo, que con altas y bajas ha tenido en nuestro país este tipo de aplicaciones tecnológicas, el principio de la educación multimedia es muy interesante. En “Educación Multimedia: La clave para el paso de milenio”, Sara Osuna habla acerca del cambio radical en la educación entre los siglos XIX y XX.

Durante el siglo XIX con que un individuo aprendiera a utilizar las 3Rs (en inglés Reading, wRithing y aRithmetics) era más que suficiente. Años más tarde, el desarrollo social, político y económico del siglo XX, estableció un nuevo modelo de escuela donde se populariza la cultura formal que antes era privilegio de las élites.

Hipertexto: otro tipo de lenguaje

Desde fines del siglo XX, los individuos no sólo leen y escriben códigos lingüísticos, sino que deben de decodificar otro tipo de lenguajes que involucran sonidos e imágenes fijas y en movimiento. Estos nuevos códigos, producto de la cultura de masas de la posguerra que se popularizaron por la prensa, el cine y sobre todo por la televisión, han dado como resultado que los mensajes puedan (y deban) ser “leídos” de forma no lineal (contrario a como se hace en un libro “tradicional”) y son conocidos como hipertextos.

¿Qué es un hipertexto?

En el blog y el artículo “El multimedia educativo. Una revolución en la historia de la informática educativa”, Ángel Fidalgo, catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid, cita a Ted Nelson (investigador del Proyecto Xanadu de la Universidad de Harvard) como el autor reconocido del término hipertexto cuya definición dice: “textos escritos que no se pueden imprimir convencionalmente en una sola página y se pueden representar como una combinación de estos y la capacidad de la computadora de ramificarlos interactivamente o visualizarlos dinámicamente”.

En otras palabras, los hipertextos son un conjunto de textos organizados a manera de nodos que guardan relación entre sí y otros textos mediante palabras afines y que se relacionan en la computadora o el dispositivo móvil en forma interactiva.

En el mismo texto, Fidalgo afirma que antes de Nelson fue Vannevar Bush quien describió primero el término hipertexto en su escrito “As we may think” de 1945. Ahí plantea una mecanización de sistemas científicos para emular la capacidad cerebral de acceder a diferente información a partir de referencias cruzadas.

La Mac, una revolución

Por su parte, la tipógrafa checa Zuzana Licko y el diseñador neerlandés Rudy Vanderlans escriben en “Emigre: Graphic design into the digital realm”, acerca de la historia de las herramientas digitales y señalan que: “aunque aparentemente corta la historia de los hipertextos y la multimedia como elementos para un mejor proceso de enseñanza-aprendizaje no deja de ser fascinante”. No obstante, que la historia de los sistemas de cómputo y cálculo se origina siglos atrás en Egipto y China, las computadoras como tales empiezan a utilizarse en el campo de la ciencia en los cincuenta y señalan como un gran parteaguas cultural y económico al lanzamiento al mercado de la computadora personal Apple Macintosh en 1984. Añaden: “pero es hasta 1984, cuando Steve Jobs y Steve Wozniack muestran en un comercial de televisión a nivel nacional, un extraño aparato con forma de caja, un teclado y una extensión (el mouse) que, en relativamente pocos años, cambiaría radicalmente la forma de la comunicación, el aprendizaje y el entretenimiento”.

Lo peculiar de la Mac: la interfaz

Lo realmente radical no era el aparato en sí, sino la forma como se comunicaban el usuario y el aparato (término conocido como interfaz). A diferencia de otras computadoras, la Mac (como se le conoce en términos coloquiales) presentaba una interfaz gráfica que hacía uso de metáforas visuales de aparatos e instrumentos de la vida real para provocar acciones en el usuario (un bote de basura donde se “tiran” los archivos que se van a desechar, plumas con las que se “dibuja” o se “escribe”, latas de pintura en spray con las que se “pinta”, etcétera.) Este lenguaje gráfico es una especie de hipertexto en sí, ya que tiene varios niveles de lectura que interactúan entre sí.

Intermedia

En 1998, Apple y la Universidad de Brown desarrollaron el concepto de “intermedia” como una serie de elementos enlazados que comprendían textos, gráficos, audio, animaciones y video cuya característica común era la capacidad de ser utilizados por multiusuarios (que podían interactuar mediante una red) y además ser aplicaciones independientes de cualquier sistema (integración de plataformas Mac, Windows y otras). La finalidad de este tipo de desarrollos tecnológicos era ser utilizada para que los alumnos se ayudaran a pensar, a aprender y a comunicarse fácilmente.

Multimedia: aprendizaje y entretenimiento

Los noventa fueron testigo del auge de la tecnología multimedia aplicada a la educación y el entretenimiento. El CD-ROM (disco de datos de variada índole que, en ese entonces, contaba con “gran capacidad de almacenamiento” -700 megabytes en promedio-), permitió la inclusión y que se compactaran los datos en forma de enciclopedias y una especie de libros de consulta donde convivían textos, imágenes y videos de “buena calidad”. En ese entonces, esto era de fácil acceso a casi cualquier tipo de usuario.

CD-ROM o discos compactos

Aunque planear y llevar al cabo un proyecto de esa naturaleza implicaba una gran tarea de un equipo formado por pedagogos, investigadores, creadores de contenido, fotógrafos, videoastas, guionistas, locutores, músicos, diseñadores y programadores, los resultados eran de gran impacto visual y requerían, de parte del usuario, una pequeña curva de aprendizaje para poder acceder a la información y hacer uso de ella. Los títulos producidos estaban dedicados a público variado que incluía desde niños de edad preescolar hasta adultos con ánimo de aprender y explorar cosas nuevas (aunque sólo fuera a partir de una pantalla, un teclado y un mouse). Empresas como la conocida editorial Randomhouse unió fuerzas con la desarrolladora Broderbund para crear discos compactos que ayudaran al aprendizaje de la lectura y escritura en niños en edad preescolar bajo la serie de títulos “Little hamster at school” en versiones bilingües.

Por su parte Grolier produjo una versión interactiva de su conocida enciclopedia impresa y artistas y músicos de vanguadia hicieron lo propio. El conocido músico e investigador musical inglés Peter Gabriel desarrolló junto con su equipo de Real World Music el título “Explora 1”, donde, a manera de juego de pistas que se coleccionan en una maleta, el usuario puede conocer música, instrumentos y ejecutantes autóctonos de los cinco continentes así como hacer sus propias mezclas de pistas musicales que podía compartir con una comunidad. Sin quedarse atrás, los músicos avant-garde de San Francisco The Residents desarrollaron un misterioso viaje por un circo llamado “Freak Show” y la multiinstrumentalista y artista visual Laurie Anderson conducía al usuario, bajo el título de “Puppet Motel”, en un recorrido donde la esotérica y el misterio eran parte del recorrido.

El internet

Aunque hasta este punto de la historia la tecnología no se había esparcido entre un público numeroso (más bien representa a un cierto tipo de élite; las computadoras se consideraban más como un instrumento de producción que como uno de entretenimiento), la situación va a cambiar enormemente con la popularidad de internet. Primero como aplicación para cuestiones de negocios y más tarde como, prácticamente, el centro de la vida de la gente.

Una revolución de la humanidad

Se ha considerado la aparición (más bien la masificación) de internet como la gran revolución de la humanidad o la cuarta revolución industrial como es llamada comúnmente. Y si bien la utilización de este recurso para diferentes fines hace ahora la gran diferencia entre países ricos (altamente tecnologizados) y pobres (que ni siquiera tienen acceso a la tecnología), es innegable el gran impacto que la “red de redes” ha tenido en prácticamente todos los aspectos de nuestra vida.

Internet ha echado mano de los recursos multimedia como los kioskos interactivos o los CD-ROMs de forma muy sencilla. Prácticamente estamos a un solo clic de distancia de una enorme (infinita, diría yo) cantidad de conocimientos. Hace unos 10 años Google publicó que la cantidad (no la calidad) de conocimientos que circulaban por la red eran los mismos que se habían generado del siglo I al siglo XVII de nuestra historia. La capacidad de discernimiento es lo que día a día se pone en juego. La capacidad de comprensión a grosso modo y lectura sintética son otras de las facetas que debemos estar practicando constantemente al enfrentarnos con este maremágnum informativo.

Comunicación multimedia

De algún u otro modo, los sitios de internet aplican diferentes planos dentro de la comunicación multimedia. Estos niveles de comunicación están avalados por la investigadora Sara Osuna, quien cita al National Council for Education Technology de Gran Bretaña acerca del impacto de la educación multimedia en educandos, descubriendo que: “motiva a los estudiantes que fracasan con medios tradicionales, reduce la tasa de fracaso escolar, estimula la cognición y los gustos por la lectura y la escritura”.

Educación multimedia

La educación multimedia no excluye a los libros, sino que los complementa a partir de la gran variedad de medios que maneja y un punto muy importante es el papel del profesor como mediador del aprendizaje donde fluyen información, expresión y creatividad.

Tecnologías multimedia

La educación ayudada por tecnologías multimedia tiene diferentes niveles: El primero lo constituye aquél donde el usuario tiene información más una serie de opciones y un bajo nivel de interactividad para obtener un resultado (como las instrucciones de un cajero automático).

El segundo nivel, quien lo usa, puede interactuar para detectar carencias, errores y soluciones (ejemplo las enciclopedias o los tutoriales).

En el tercer nivel, el usuario es emisor, receptor y creador, utilizando además la crítica y la reflexión para comunicar algo.

En el nivel más alto (como son las presentaciones, los blogs y videoblogs o las páginas web) el usuario utiliza todos los recursos más la autoría y la programación para llegar a un fin específico.

E-book o libro electrónico

La tendencia más reciente dentro de las aplicaciones multimedia es la incursión del libro electrónico o e-book dentro del mercado educativo y de entretenimiento. El libro electrónico trata de emular la experiencia de leer y consultar datos en un soporte tradicional y aunque es un proyecto iniciado en los setenta, es un hecho que es un tema de total actualidad por las implicaciones que tiene en lo tecnológico, lo cognitivo, lo ecológico y lo económico.

La idea del libro electrónico data de 1971 cuando Michael Heart en la Universidad de Illinois propuso el Proyecto Gutenberg que consistía en digitalizar y ofrecer gratuitamente libros que pertenecían al dominio público (con autores como Shakespeare y Edgar Allan Poe, entre muchos otros). Fue hasta 2002 que este proyecto contaba con más de 2,000 títulos. Diez años más tarde del Proyecto Gutenberg, la editorial Random House pone a la venta su primer diccionario electrónico, pero en sí, el primer intento de libro electrónico con resultados importantes lo constituye el Digital Book V 1.0 de Zahur Klemath Zapata.

Otra nueva forma de leer

Klemath Zapata publicó en su plataforma tecnológica una versión digital del libro “El asesinato considerado como una de las bellas artes” de Thomas de Quincey. El invento de Klemath tenía una gran cantidad de beneficios: permitía organizar y compaginar la información como en un libro tradicional, pero de forma compacta y encriptada para su fácil uso. Al formar una biblioteca, el sistema facilitaba la búsqueda por palabra, página, capítulo o por oración, además de poder subrayar o hacer notas al margen. Aunque no es el sistema más popular, en la versión más reciente se pueden grabar notas de voz, además de poder hacer búsquedas muy complejas tanto en la propia biblioteca como en otras colecciones en la web. El sistema, ahora conocido como “Diccionario Digital Klemath” o azurpress.com cuenta con más de 25,000 títulos en inglés, español y persa disponibles a todo público, pero en especial a estudiantes de bajos recursos económicos.

Los noventa fueron de gran efervescencia en las publicaciones digitales: en 1993 la Universidad de Columbia publicó cerca de 50 libros con ese formato. En el mismo año, la organización Bibliotypes liberó un centenar de títulos en forma gratuita en internet. Dos años más tarde, la empresa Amazon empezaría su gran negocio de venta de libros por internet (en la actualidad venden por este medio, más de un centenar de artículos entre música —en cd, dvd y en digital—, películas, ropa y artículos deportivos entre muchos otros). Con ese modelo de negocio, Amazon se estableció como una de las compañías modelo en el negocio de los “punto com”.

La literatura digital

El surgimiento en 1998 de lectores de libros digitales (Rocket eBook y softBook) marca el inicio formal del negocio de la “literatura digital”. Además de que se ofrecieron libros que utilizaban códigos html y xml (similares a los de las páginas de internet comunes) en la primera Feria del Libro Digital en Gaittensburgs, Maryland, EUA. Un año después empiezan a proliferar los sitios de venta de libros electrónicos con la aparición del eReader, pero es hasta 2001 cuando el reconocido autor Stephen King ofrece a la venta en línea la novela “Ride the bullet” cuando las grandes editoriales empiezan a considerar ampliar su campo de acción hacia este nuevo medio.

En 2002, Random House-Mondadori inicia el negocio de venta de libros electrónicos, mientras que entre 2006 y 2007 las primeras versiones de aparatos lectores de libros digitales que funcionan externamente a una computadora aparecieron. Se trata del Sony Reader y del Amazon Kindle que comparten el concepto de tinta electrónica (cuatro niveles de grises que se adaptan al brillo de la pantalla para facilitar la lectura).

Actualmente, en la red existen muchos formatos de libros electrónicos para todo público y para todo tipo de plataformas de lectura: pdf (portable document format) compatible con plataformas Mac, pc, teléfonos celulares (iPhone y Android), sistema eReader (para celulares y tablets), pero quizá el sistema más difundido es el que utiliza el lector Amazon Kindle.

El Kindle (despertar o encender en inglés), es un aparato de tan solo 280 g de peso, que permite leer y almacenar una gran cantidad de datos (periódicos, revistas, libros) además de hacer anotaciones por medio de una pantalla táctil. Según el periódico español El País, se han vendido más de 420 000 unidades (de hecho, se cree que han sido más de 1 000 000, aunque no hay un dato fidedigno de ello).

El público comprador no es el típico consumidor de novedades electrónicas (gadgets), sino que lo constituyen hombres y mujeres por igual, de edades entre los 55 y 64 años (que por obvias razones no recibieron educación multimedia durante su infancia), pero que se han adaptado fácilmente a este nuevo medio.

La industria del libro ha tenido que adaptarse a “golpe y porrazo” con esta nueva manera de conceptualizar el conocimiento. Como muestra, apunta el citado diario, la más reciente Feria del Libro de Francfort, los libros “de papel” representaron sólo el 42% de la oferta total y el resto se dividió entre DVD, audiolibros y libros digitales para Kindle y Reader.

Nuevos paradigmas

La educación multimedia, las publicaciones en línea y los libros digitales han establecido nuevos paradigmas en la enseñanza-aprendizaje y la relación con los medios. Las generaciones entrenadas desde su infancia con variados estímulos, son ahora los jóvenes veinteañeros que pueden hacer varias cosas a la vez: mandar mensajes de texto vía teléfono celular, revisar correos en internet, buscar fácilmente datos dentro de una maraña de páginas web, escuchar música… a diferencia de lo que se afirmaba en los años 70, la revolución no será televisada, estamos siendo parte de ella, nos veremos en una página web con hipertextos (fotos y video incluidos, por supuesto) o quizá desde la comodidad de nuestro hogar, la leeremos desde nuestro iPhone, Android o nuestro Kindle o Tablet y compartiremos con el mundo nuestro parecer y sentir en cualquiera de las redes sociales.

Para saber más:

Licenciatura en Diseño Gráfico, Licenciatura en Comunicación Digital, Universidad Intercontinental.

Austin, T. y Doust, R. (2017) “New Media Design”. San Francisco: Chronicle Books.

Gordon, B. Y Gordon M. (2012). “The Complete Guide to Digital Graphic Design” Londres: Thames and Hudson

Vanderlans, R. y Licko, Z. (1994) “Emigre: Graphic Design into the Digital Realm”, Nueva York: Van Nordstrom Reinhold

Altares G, Geli G “El libro digital ganará al papel”. El País, cultura <http://www.elpais.com/articulo/cultura/libro/digital/ganara/papel/anos/elpepicul/20091015elpepicul_ 1/Tes>

Fidalgo, Angel. “Innovación Educativa. El multimedia educativo. Una revolución en la historia de la informática educativa” <http://innovacioneducativa.wordpress.com/2019/10/29/el-multimedia-educativo-una-revolucion-en- la-historia-de-la-informatica-educativa/>

Klemath Zapata, Zahur. “Estamos ya en la nueva Era, ¡la Era de los libros digitales!” <http://www.noticiascadadia.com/noticia/13651-estamos-ya-en-la-nueva-era-la-era-de-los-libros-digi- tales

Osuna Acedo, Sara. “Educación Multimedia: La clave para el paso de milenio” <http://www.uned.es/ntedu/espanol/master/primero/modulos/multimedia/milenio.htm>

Stone Brad, Rich, Motoko “El libro digital empieza a atraer a los lectores.” El País, tecnología <http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/libro/digital/empieza/atraer/lectores/elpeputec/ 20090131elpeputec_3/Tes>

s/a. “Libro electrónico.” <http://www.ciberhabitat.gob.mx/biblioteca/le/ventajas.htm>

s/a. “Multimedia.” <http://www.lmi.ub.es/personal/bartolome/articuloshtml/me_2002/presentacion.html>

s/a. “Sistemas multimedia en educación.” <http://educacionentretenida2007.blogspot.com/2007/05/sitios-educativos-de-inters.html>

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional

¡Agenda tu cita!
X