Autor UIC

Escrito por: Hilda Patricia Ramírez M y Vázquez
Directora de la Licenciatura en Comunicación Digital, Div. de Ciencias Sociales
mayo 28, 2021

El próximo 6 de junio del año en curso, se celebrarán elecciones nacionales en nuestro país; será, sin duda, un encuentro con la democracia, el mejor ejemplo de una actitud cívica que pone en juego el futuro de nuestra nación.

Tal es el compromiso que tenemos los docentes de involucrar y formar a nuestros estudiantes como auténticos partícipes en una cultura política donde impere la libertad de pensamiento al ejercer un derecho universal: el voto.

¿Existe realmente en nuestra comunidad universitaria una cultura política? Tendríamos que revisar los planes de estudio para constatar si en la currícula hay alguna asignatura que atienda la importancia de la educación cívica para nuestros alumnos que asegure un escenario donde se practique —de manera razonable— el ejercicio político, lejos de coacción o de corrupción alguna, tal y como lo enuncia José Thompson [1] sobre la importancia de apropiarse de los siguientes derechos:

El artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos postula que:

  1. Todos los ciudadanos deben gozar de los siguientes derechos y oportunidades: a) de participar en la dirección de los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes libremente elegidos; b) de votar y ser elegidos en elecciones periódicas auténticas, realizadas por sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de la voluntad de los electores, y c) de tener acceso, en condiciones generales de igualdad, a las funciones públicas de su país. 2. La ley puede reglamentar el ejercicio de los derechos y oportunidades a que se refiere el inciso anterior, exclusivamente por razones de edad, nacionalidad, residencia, idioma, instrucción, capacidad civil o mental, o condena, por juez competente, en proceso penal.

EL Instituto Nacional Electoral (INE)[2] señala que el grupo que oscila entre 19 a 34 años representa, en términos globales, 30% del electorado en nuestro país y tal hecho preciso y contundente significa que dicho porcentaje no participa en forma activa en procesos políticos, lo que trae como consecuencia indiferencia políticosocial en la población y, de esta forma, se reduce considerablemente la posibilidad de vivir en democracia plena.

Cabe recordar que, después de algunos acontecimientos político-electorales poco claros durante las elecciones en México en el siglo pasado (1940, 1988, etc.), se tomó la importante decisión de crear una instancia autónoma del Gobierno Federal para regular y supervisar las elecciones nacionales. Por ello, surgió el Instituto Federal Electoral (IFE) en 1990 y posteriormente transformado en el Instituto Nacional Electoral (INE) en 2014.

Su objetivo es muy simple en apariencia, pero realmente complejo en la realidad:

Debe regular los procesos electorales de participación ciudadana y normar las directrices a las que se sujetarán los entes participantes en este proceso. En este tenor, las funciones a efectuar son organizar las elecciones en todo el país en estrecha relación con los organismos públicos electorales de las entidades federativas. Éstos, a su vez, se encargarán de organizar las elecciones de alcaldías, ayuntamientos, diputaciones locales y federales y gubernaturas.

Por todo lo anterior, es de suma importancia continuar en el aula la formación cívica de nuestros estudiantes, toda vez que su participación activa constituirá, al futuro mediato, líderes de opinión activos en beneficio de las mayorías en nuestro país.

Todo país democrático en nuestro planeta, ha venido construyendo su democracia con la participación plena y total de sus ciudadanos, preparados e informados de su acontecer histórico cotidiano con el firme propósito de construir sociedades dignas y confiables para enfrentar el presente y el futuro en toda su dimensión. Ésta y no otra, es la tarea de los jóvenes conscientes, informados y culturalmente enriquecidos con sus conocimientos para forjar un espíritu cívico que marque —con su talento e inteligencia— el futuro de nuestro país que aún está por construirse.

Imagen: <a href=”http://www.freepik.com”>Designed by Freepik</a>

 

[1] José Thompson,  “La labor educativa en el marco de las competencias de los organismos electorales en América Latina”, en la Revista Tribunal Supremo de Elecciones. Costa Rica, diciembre 2012, p. 9.

[2] Instituto Nacional Electoral (INE), Blog Voz y Voto. México, 26 de mayo de 2021.

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional