Comunidad UIC
Avatar

Escrito por: MDPE Víctor Manuel Martínez Beltrán
Licenciatura en Diseño Gráfico
diciembre 20, 2018

La edición XXXII de la ya tradicional Feria Internacional del Libro de Guadalajara, o FIL, como cariñosamente le llamamos los amantes de los libros, contó con más de más de 819 mil visitantes y reunió a 2 mil 280 editoriales de 47 diferentes países, teniendo como país invitado a Portugal.

A la exhibición y venta de libros se unieron premiaciones, homenajes, presentaciones de libros, conciertos y conferencias que situaron, nuevamente, a Guadalajara como centro cultural de México y el mundo, durante nueve días.

La FIL fue escenario para la presentación de 630 libros, entre los que destacan La mujer de pelo rojo, de Orhan Pamuk, y la reedición de La muerte se va a Granada, del recientemente fallecido Fernando del Paso, presentado durante el homenaje póstumo y cuyo recuerdo estará ligado para siempre a la historia de la Feria.

Los homenajes, llevados a cabo en el recinto ferial, celebraron los centenarios de Juan José Arreola y Alí Chumacero, y a los inolvidables Sergio Pitol, Huberto Batis y José Luis Martínez.

Se galardonaron, entre otros, a Ida Vitale y a Clara Usón, ganadora del Premio de Literatura Sor Juan Inés de la Cruz y se homenajearon los talentos del bibliófilo Enrique Florescano, la editora colombiana María Osorio Caminata, el bibliotecario Sergio López Ruelas, el arquitecto João Luís Carrilho da Graça y el caricaturista Manuel Falcón. En total, la Feria contó con un total de 20 homenajes y premios. El premio Nobel turco, Orhan Pamuk, abrió el Salón Literario y recibió la Medalla Carlos Fuentes.

Ánimo innovador

La FIL siempre ha buscado abrir espacios para que los lectores amplíen sus horizontes, por lo que en esta edición lanzó el foro ¡Al ruedo! Ocho talentos mexicanos, en el que participaron jóvenes autores que, con toda seguridad darán mucho de qué hablar en un futuro no muy lejano.

El maridaje entre letras y gastronomía contó con la primera edición del foro Libros al Gusto, donde participaron 18 instituciones, las cuales organizaron 23 actividades en torno a los libros y la buena mesa.

Con el ánimo innovador que caracteriza a la FIL, se presentó el Encuentro de Novela Negra, que se suma a la lista de encuentros ya consolidados, como Nombrar a Centroamérica o el Internacional de Cuentistas.

Libros de texto, novelas, cuentos y poesía se mezclaron con géneros diferentes y, en su segunda edición, El Salón del Cómic + Novela Gráfica contó con 37 expositores y 89 autores, quienes se sumaron a las 41 actividades del programa y representaron a países como Argentina, Brasil, Colombia, Chile, España, Francia y México.

La divulgación de la ciencia fue representada por la magnífica presencia del premio Nobel George F. Smoot y las amenas e ilustrativas conferencias de José Feijó, dentro del foro ¡La FIL también es ciencia!

Una ventana a la literatura

La FIL, la segunda feria de libro más importante del mundo, después de la de Frankfurt, es reconocida y celebrada por ser la feria del libro en español más importante del mundo, ventana a las literaturas de otras lenguas. Así lo hacen constar el Festival de las Letras Europeas, así como los foros Destinação Brasil y Literatura de Quebec Hoy.

En la no menos importante área de negocios, El Salón de Derechos congregó a 140 empresas de 29 países y a 328 agentes literarios, que encontraron el evento idóneo para cerrar contratos y echar a andar nuevas negociaciones.

Este año fue posible convivir con 19 740 profesionales, quienes participaron en 238 actividades repartidas en los foros de Editores, Ilustradores, Bibliotecarios y Promotores de Lectura, entre otros. Mención aparte merece la V edición del Foro Internacional de Diseño Editorial, inaugurada con la conferencia magistral del diseñador mexicano Alejandro Magallanes y que fue eco para las palabras de diseñadores y editores de México, Argentina, Uruguay, Colombia y Brasil.

El programa académico convocó a 13 500 personas con más de 50 actividades y la presencia de 450 importantes personalidades, entre ellas, la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Literatura y conciencia

Asimismo, se realizó, por segundo año, el Coloquio de Muro a Muro, donde se discutieron temas de política, derechos humanos y economía global; tal fue caso del Foro #MeToo, que abordó la difícil situación que viven las mujeres en la sociedad contemporánea.

Por su parte, la presencia, en diferentes mesas y foros, de Enrique Krauze, Héctor Aguilar Camín, Salomón Chertorivski, José Woldenberg, Jorge Castañeda y David Rieff, entre muchos otros pensadores e intelectuales, reafirman la vocación de la FIL por la diversidad del pensamiento.

Más de 3 128 periodistas cubrieron el evento, sin contar a los representantes de prensa de las editoriales y otras instituciones. Fue gracias a los comunicadores, pertenecientes a 492 medios de 20 países, que se tiene constancia de todas las actividades realizadas.

En cuanto a las redes sociales, éstas no fueron ajenas al fenómeno mundial que representa la FIL. Las actividades y dinámicas generadas fueron seguidas por 279 652 cuentas en Facebook; 195 660 en Twitter, y 26 527 en Instagram.

El encuentro Mil Jóvenes con Eufrosina Cruz  se compartió 995 veces y tuvo, simultáneamente, casi 30 mil vistas de diferentes partes del mundo. La aplicación móvil de la Feria rompió récord, con 17 953 descargas, y se apoyó en quienes, desde sus blogs, canales de YouTube y redes sociales difundieron las actividades de la Feria.

En 2019, la sabiduría milenaria de la India se hará presente, y ¡no te la puedes perder! ¡Nos leemos en Guadalajara!

Para saber más

Editorial UIC, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/editorial-uic/

Tipografía 11, abierta + mente, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/noticias/tipografilia-11-abiertamente/

Diplomado en Mercadotecnia y Publicidad en Redes Sociales, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/educacion-continua/mercadotecnia-digital-publicidad-redes-sociales/

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional