Avatar

Escrito por:

enero 6, 2017

El equipo de Misión Urbana de la Pastoral Universitaria de la UIC dio por terminadas sus labores a finales de 2016 en las instituciones que apoyan en este programa el cual dio inicio en septiembre de 2016, siendo un referente en la parte de la formación integral que nuestra casa de estudios ofrece.

Cabe destacar que, con la participación de 25 estudiantes de diferentes planes académicos, el proyecto de Misión Urbana alcanzó sus niveles más altos de participación y seguimiento en los últimos dos años, siendo el semestre 17-1 el primero en el cual fue necesaria la apertura de dos horarios con la finalidad de cubrir las necesidades de asistencia social por parte de los jóvenes con esta inquietud.

Las instituciones participantes en Misión Urbana visitaron la UIC
Las instituciones participantes en Misión Urbana visitaron la UIC

Entre las instituciones involucradas en el proyecto Misión Urbana pueden mencionarse Hogares Infantiles y Juveniles Calasanz, que atiende a niños en calidad de abandono o pobreza, y la Casa de Reposo Mateos Portillo, la cual asiste a adultos mayores como centro de convivencia, con lo que la Pastoral de nuestra universidad reafirma su compromiso social con las asociaciones civiles en la búsqueda de la formación de una juventud más consciente y, en especial, proactiva ante las problemáticas sociales en su contexto cultural y social.

Entre otros objetivos, la Coordinación de  Pastoral Universitaria se propone crear un ámbito de encuentro entre profesores, estudiantes, personal administrativo, de servicios, egresados y familias, que compartan una inquietud religiosa común, logrando el establecimiento de lazos humanos y fraternos en la fe. Plantea el encuentro personal y comunitario con la persona de Cristo por medio de los espacios educativos, formativos, catequéticos, litúrgicos y celebrativos, además de actividades de ayuda social. Si estás interesado en participar, visítanos en la Planta Baja del Edificio América o llámanos al 54871400 ext. 1360.

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional