Ciencias Sociales Humanidades

Escrito por: Parvin Alexandra Camal Segundo
Docente de la Licenciatura en Arquitectura
mayo 9, 2023

La necesidad de evidenciar la desigualdad socioeconómica y política, las formas de violencia y opresión y las prácticas antidemocráticas ha generado debates mediáticos y en los espacios académicos. Además de la sociedad civil, intelectuales y activistas cuestionan la manera cómo se han tejido las relaciones sociales en los ámbitos personales-privados frente a las formas de representación pública, que, hoy sabemos, no son iguales para hombres y mujeres.

¿Es vigente un diálogo respecto de las mujeres y esta situación?

¿Es vigente y productivo abrir el diálogo y las investigaciones sobre estos temas? ¿Qué hay de las disciplinas del diseño? La conferencia Queridas viejas de María Gimeno pone de relieve que se ha omitido deliberadamente a las mujeres artistas a través de la historia. Esta implacable crítica al manual de la Historia del Arte del británico Ernst Gombrich es reveladora en varios sentidos.

Primero, evidencia que se da por sentado que el sujeto y objeto de conocimiento en las diferentes disciplinas son siempre varones. Por ello, Gimeno busca una reivindicación añadiendo a todas las mujeres artistas que faltan en dicho compendio.

Después, parece que cuando pensamos en aquellos que financian las obras de arte han sido siempre hombres blancos, de clase media o alta, bien letrados. Aunque las estructuras socioeconómicas han privilegiado a los varones, hay excepciones que nos dejan ver contribuciones y conexiones sin las cuales se puede explicar el vínculo entre arte y arquitectura.

Las mujeres detrás del arte

Si bien el feminismo y los estudios de género tienen una vasta genealogía de pensadoras y un cuerpo teórico rico en conceptos con diferentes posturas, es claro que lo que no se nombra, no existe. Y ya que los procesos de invisibilización y deshistorización socavan los actos de resistencia, rememoraremos las aportaciones de dos mujeres cuya visión y pasión por el arte y la arquitectura llevaron a construir un legado valioso. En este artículo, nombraremos a mujeres del siglo XX que utilizaron sus privilegios para la difusión del arte.

Maire Gullischen y la belleza para todos los días

Maire Gullischen nació en 1907 en un pueblo llamado Noormarkku, en Finlandia. Ya que se crio en el seno de una familia acomodada, tuvo la oportunidad de viajar desde muy joven por Europa. Además de estudiar dibujo y pintura en Helsinki, Gullischen estudió en París. Pronto comenzó a relacionarse con jóvenes artistas e intelectuales finlandeses y franceses defensores del Modernismo.

La visión del arte para las mujeres

Por su parte, Helena Woirhaye conmemora el centenario del natalicio de Maire, su labor de mecenas y la creación de Artek. En un texto relata la trayectoria que llevó a Maire a dedicar su vida a la difusión del arte en Finlandia. Gullischen se casó con un magnate que, fascinado por el arte vanguardista, buscaría innovar, junto a su esposa, en el diseño de interiores y arte en general. Maire fundó una Escuela de Arte de acceso gratuito, pues consideraba que el arte debía democratizarse. Así que abrió una galería de arte moderno en Helsinki.

Para Maire, la visión de incorporar el arte en la vida cotidiana, tener una vida más feliz y bella, y despertar la creatividad en las personas la llevó a dedicarse a la difusión del arte. Costeó onerosas exhibiciones de artistas de renombre de aquel tiempo y se posicionó como la primera mujer en dar un discurso de apertura en este tipo de eventos.

Una idea revolucionaria

Además, quería producir objetos de buena calidad y con materiales regionales y reutilizables para el diseño interior de las casas. Esto revolucionó el arte, la arquitectura y la perspectiva de género, pues para ese momento tal diseño era una idea vanguardista. Tras una prolífica relación laboral en Artek, construyó una galería con los arquitectos Aino y Alvar Aalto, llamada la Villa Mairea en Noormarkku, Finlandia. Dicha casa fue icónica por su arquitectura finlandesa, el mobiliario y otros objetos que dan cuenta de la atención a cada detalle. Actualmente, este espacio de exhibición con pinturas de Picasso y Gauguin es gestionado por la Fundación Mairea y se puede visitar.

Marguerite “Peggy” Guggenheim y la idea de comprar un cuadro al día

Nieta del fundador del famoso museo en Nueva York, Solomon Guggenheim, Peggy Guhenheim fue otra heredera y amante del arte nacida en Nueva York. Con la posibilidad de trasladarse a las ciudades más importantes en la escena del arte, la joven Guggenheim cultivó una afición por las pinturas que marcarían tendencia durante las primeras décadas del siglo XX y que se convertirían en referentes de la historia del arte occidental. Fue promotora y coleccionista de obras como las de Kandinsky, Pollock, Dalí, Mondrian, Braque, Calder entre otros. Después de su tránsito por Europa y tras años de estancia en Nueva York, Peggy recibe la invitación para la Bienal de arte de 1948. De todas las locaciones actuales de la fundación Guggenheim, el Palazzo Venier dei Leoni, que alberga la obra de algunos de los artistas más famosos del siglo XX, fue destinado por Peggy como un espacio para compartir el arte, pues ella también consideraba que éste debía estar al alcance de todos.

Para saber más

Puesto que el conocimiento se conforma de múltiples perspectivas, es importante retomar que las mujeres que han tenido privilegios han aprovechado su tiempo, energías y recursos para la difusión y democratización de un complemento en la vida de los seres humanos: el arte. Nombrar a estas y otras mujeres, por lo tanto es vigente y necesario. Licenciatura en Arquitectura, Universidad Intercontinental.



* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional

¡Agenda tu cita!
X
https://bakeryrahmat.com/ slot gacor 4d