Academia
Autor UIC

Escrito por: Julio Enrique Muñoz del Bosque
Egresado de la Maestría en Administración
septiembre 3, 2019

Llegas a un nuevo centro comercial y no sabes hacia dónde dirigirte. Y si necesitas ir al cine, al área de comida, los baños o saber en qué nivel del estacionamiento dejaste el auto o la ubicación de una tienda, ¿a qué recurres para informarte de manera rápida? A la señalética.

La señalética es la rama del diseño gráfico que se encarga de crear sistemas de comunicación visual en un conjunto de señales, a fin de guiar, orientar e informar a las personas en un lugar determinado.

Por otro lado, seguramente también has escuchado el término señalización; por ello, es importante conocer la diferencia para no confundirlas.

Señalización es el conjunto de señales utilizadas en el exterior, como carreteras y calles, tal es el caso de nombres de calles, velocidad máxima, cruce peatonal, vuelta prohibida, no estacionarse, entre otros.

Mientras que la señalética es el conjunto de señales que se diseñan para informar dentro de un lugar específico, como hoteles, hospitales, museos, escuelas y aeropuertos.

Trabajo arduo

El trabajo en un proyecto de señalética es largo y lleva bastante tiempo, debido a que los diseñadores deben trabajar con arquitectos, constructores y propietarios del edificio que requiere el proyecto para ubicar, desde el principio, cuántas señales en serie deberán imprimirse; por ejemplo: Baños, Extintor, Salida de emergencia, No fumar.

Asimismo, será necesario decidir de qué manera se sujetarán según el espacio; es decir, si se pegarán a la pared, si colgarán del techo o un poste o si se colocarán en el piso.

De igual forma, este mismo estudio se tiene que hacer para aquellas señales que sean de fabricación única, como Dirección General, Salón de usos múltiples, Servicio Médico, Taquilla, Cafetería, Tienda de souvenirs, etcétera.

Aquí viene la parte interesante, ¿has pensado que la señalética también puede servir para construir la imagen visual de una marca o empresa, así como lo hace cualquier elemento de identidad gráfica (uniformes, vehículos rotulados, tarjetas de presentación o envases)?

Pues sí, en un proyecto integral de identidad gráfica, o branding, es indispensable considerar el diseño de la señalética con el objetivo de asegurarse de que las señales concuerdan con la identidad gráfica de la empresa o el lugar.

Es decir, hay que considerar cómo es el logotipo de la empresa, que colores o figuras contiene y qué tipografías están consideradas como autorizadas dentro del manual de identidad corporativa o de uso de marca.

Lo anterior, para asegurarnos de que las señales comunicarán la identidad corporativa o de marca, además de informar y guiar dentro del lugar.

Luego de considerar estos factores, se diseña el conjunto de pictogramas que aparecerán dentro de las señales; es decir, las imágenes o dibujos que estarán dentro de cada señal para comunicar de manera clara la indicación correspondiente.

Dentro de un zoológico, donde es necesario colocar una señal de “No alimente a los animales”, hay que asegurarse de realizar la imagen lo más clara y entendible posible para que los visitantes capten el mensaje de forma sencilla, por mencionar algo.

Si con esto no basta, hay otros factores por considerar, como el idioma, ya que puede ser un lugar frecuentado por nacionales o por extranjeros; asimismo, hay que contemplar si por cuestiones culturales o religiosas hay imágenes o palabras que no deban utilizarse.

Para que un proyecto de señalética resulte exitoso, también es importante saber que las señales tienen una clasificación:

Por su objetivo

  • Orientadoras. Donde aparece el mapa o plano completo de un lugar y dentro del plano aparece la ubicación de cada cosa por buscar, así como la famosa ubicación del “Usted está aquí”.
  • Direccionales. Las señales con flechas para indicar hacia dónde hay que dirigirse.
  • Indicativas. La señal que se pone en un lugar preciso para identificarlo. Por ejemplo, la señal de “Frutas y Verduras” en un supermercado. También algunas señales de seguridad, como la de “Extintor” o “Hidrante”, que se consideran indicativas.
  • Informativas. Cualquier señal hecha para dar información al público, como los tableros de salidas y llegadas de los aeropuertos.
  • Preventivas. Las que sirven para indicar peligro: “¡Peligro! Alto Voltaje”.
  • Restrictivas. Las que indican a qué lugar no se puede entrar. Ejemplo: “Sólo Personal Autorizado”.
  • Prohibitivas. Las señales que indican lo que no se debe hacer. Ejemplo: “Prohibido Fumar”.
  • Ornamentales. Los logotipos de las empresas en la fachada del edificio o en la recepción.

Por su sistema de sujeción

  • Adosada. Pegada a la pared.
  • Autoportante. Se coloca en un poste que se puede sostener por sí solo.
  • De banda. Una señal sujetada en medio de dos paredes, columnas o postes.
  • De bandera. Cuando la señal se sujeta de manera perpendicular a una pared, columna o poste.
  • Colgante. Las que se cuelgan desde el techo.
  • Estela. Señales de gran tamaño y volumen utilizadas, principalmente, para los planos de ubicación.
  • Señales provisionales. De uso temporal, como las de “Cuidado, piso mojado”.

Finalmente, también es importante pensar en desarrollar sistemas de señalética incluyente, como el uso de textos en Braille y parlantes (con bocinas que repiten un mensaje de voz, o con luces o alarmas en caso de ser necesario).

Para saber más

Licenciatura en Diseño Gráfico, Universidad Intercontinental. Disponible en   https://www.uic.mx/licenciaturas/division-ciencias-sociales/diseno-grafico/

Licenciatura en Arquitectura, Universidad Intercontinental. Disponible en  https://www.uic.mx/licenciaturas/division-ciencias-sociales/arquitectura/

Tipografilia, Disponible en  https://tipografilia.com/

Señalética Corporativa: Qué es, Tipos y Cómo Diseñarla para Tu Negocio, Miguel Leopardo. Disponible en https://duerdigital.com/senaletica-corporativa/

“Señalética”, Comunicólogos. Disponible en  https://www.comunicologos.com/enciclopedia/t%C3%A9cnicas/se%C3%B1al%C3%A9tica/

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional