Escrito por: Angelica Monrroy

octubre 13, 2021

Organizado por la Dirección de Formación Integral, en el marco de las resoluciones del 7 de septiembre de la Suprema Corte de Justicia de la Nación acerca de la despenalización del aborto, el miércoles 13 de octubre se llevó a cabo el conversatorio Reflexiones a favor de la vida. Espacio de reflexión y análisis sobre la importancia de la vida desde las perspectivas moral, biológica y jurídica.

Durante el evento, moderado por el maestro Jorge Luis Ortiz Rivera, director académico de la Licenciatura en Filosofía, tuvieron la oportunidad de participar el maestro Alejandro Maldonado Hernández, catedrático de la Licenciatura en Teología UIC; el doctor José Manuel Madrazo Cabo, decano de Ciencias de la Salud de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP),  y el maestro Manuel Jorge Carreón Perea, catedrático de la Licenciatura en Derecho UIC.

Para inaugurar el evento, estuvo presente el vicerrector de nuestra casa de estudios, maestro Hugo Avendaño Contreras, quien destacó la importancia de que, como universidad, busquemos la verdad y de contribuir a un mundo cada vez más humano.

Por su parte, el director general de Formación Integral, padre Rigoberto Colunga Hernández, llamó a reflexionar desde la interdisciplinariedad y de impulsar la importancia de la vida y la defensa de la integridad de la familia.

Como primer participante del conversatorio, el maestro Carreón aludió a las resoluciones de la Suprema Corte y resaltó que éstas se consideran obligatorias; sin embargo, ello se contrapone con diferentes disposiciones normativas locales de la República Mexicana que reconocen la protección del derecho a la vida desde la concepción. “La Corte adoptó una ideología lo que abrirá muchos debates desde el punto de vista de la bioética”, dijo, por lo que exhortó a reflexionar sobre lo que implica la vida en términos generales y señaló que hace falta un pronunciamiento del Poder Legislativo al respecto.

Desde el punto de vista de la ética cristiana, el maestro Maldonado  habló del discernimiento ético centrado en el sujeto y, en este sentido, del ethos cristiano. “El discernimiento nos habla de la búsqueda de aquello que Dios quiere para el ser humano. Lo cual resulta complejo por el debate entre fe y razón”, apuntó e hizo mención de la cultura de la muerte y del descarte. “Pensar la realidad en su complejidad y entender la manera en que pueden plantearse situaciones complejas requiere buscar y discernir e iluminar la realidad y no de dividir”, acotó y añadió que la sociedad se construye entre todos: creyentes y no creyentes. “El aborto nunca es un ideal, pues detrás tiene el reconocimiento de la vida y la dignidad de toda persona. La vida humana tiene un proceso, un inicio”, comentó y detalló que existen diferencias entre los términos legalizar y despenalizar el aborto, pues este último implica que se sigue diciendo que está mal. Por último, lanzó la pregunta “¿Tenemos derecho a interrumpir la vida humana?” y expresó que toda decisión debe caminar por la búsqueda de un sentido de humanización.

Por otro lado, en términos médicos, el doctor Madrazo Cabo habló de los eufemismos  creados en torno del tema y aclaró que el inicio de la vida se da con la fecundación. Asimismo, desmitificó con datos el hecho de que son miles las mujeres que mueren por aborto y subrayó que la muerte de las mujeres no se solucionará con la despenalización, sino al contrario, se incrementará ya que las mujeres que abortan tienen más riesgo de suicidio y enfermedades mentales, entre otras cosas.

Desde el punto de vista del experto, la legislación actual se sustenta en mitos cuando en realidad se necesitan soluciones reales para reconstruir el tejido social, ya que el aborto responde a factores reales como pobreza, educación, formación de valores, adecuada impartición de justicia. “El sólo legislar sobre el aborto no soluciona todos estos problemas […] estamos construyendo erróneamente el futuro para nuestro país”, finalizó.

 

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional