Ciencias Sociales

Escrito por: Carlos Guerrero
Docente de Comunicación Digital
mayo 11, 2023

Hacer cine es un ejercicio colectivo de magia y narrativas. Requiere una idea y dar forma a los pensamientos más diversos. Es manifestar expresiones humanas desde perspectivas infinitas. Hacer cine puede transformar la historia, puede motivar a grandes cambios colectivos.

Hacer cine, herramienta para contar historias

Hoy, para los estudiantes de la Licenciatura en Comunicación Digital, hacer cine es una posibilidad infinita.

Comprenden que es una herramienta para su carrera profesional, pero también una forma de expresar y alcanzar sueños. Cuando lo hacen, se dan cuenta de que tienen la capacidad de contar historias.

Porque, a final de cuentas, los comunicadores somos contadores de historias.

Experiencias de aula

Quiero relatar una experiencia con los estudiantes de octavo semestre. Después de ver una película que trata sobre hacer cine, ellos debían reflexionar sobre ella y entregar su escrito.

El estudiante

De entre los trabajos entregados, les comparto el análisis de un estudiante de la licenciatura en Comunicación Digital. Su nombre es Antonio Rojo.

La película

Dirigida por Spike Jonze, la cinta lleva el título de Adaptation (El ladrón de orquídeas, en español).

La trama

Versa sobre un guionista, de nombre Charlie Kaufman, quien debe escribir el libreto de una película. Más bien, de la adaptación de un guion, basada en la novela de una escritora estadounidense.

Las dificultades que enfrenta Kaufman en el proceso lo llevan a tomar un decisión y originará un caos entre realidad y ficción.

“Habla” Antonio Rojo

Escribir un guion es un proceso arduo y complicado. Hay reglas y principios que deben seguirse y probablemente lo mejor sería utilizar una fórmula ya existente que asegure el éxito.

Charlie Kaufman dice a su hermano:

“No hay reglas que seguir, Donald, y cualquier persona que te diga que haya, es un…”

Es interrumpido por Donald explica los principios de Robert McKee.

“Las reglas al momento de crear arte no existen. Definitivamente, existen principios que uno tiene que aprender, para consecuentemente poder romper toda regla que exista o haya existido”.

El ladrón de orquídeas es una película sobre flores, sobre la vida, sobre la crisis mental de un escritor desquiciado. También es un drama que termina en una secuencia de persecución. Es una película donde “no pasa nada” y pasa todo. Pasan tantas cosas que, si cierras los ojos, puede que te lo pierdas todo.

La reflexión

El proceso de escribir puede volver loco a alguien. Y, dentro de esa locura, puede que encuentres algo que va a resonar con millones de personas. Algo que aparentemente sólo existía en tu mente, ahora es un himno que todos cantan. Es una melodía que pasará de generación en generación.

Puede que sólo termine en un pequeño canto que todos olvidarán al siguiente día. Pero lo más importante es saber que expusiste tu corazón ante el mundo y te atreviste a soñar.

Es un sueño que todos atesoraran, porque al final, ¿no es eso lo que son las películas? Sueños que nunca olvidamos.

Buena reflexión, ¿no les parece?



* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional

¡Agenda tu cita!
X
https://bakeryrahmat.com/ slot gacor 4d