angelica

Escrito por: Angélica Monroy

agosto 15, 2016

En México ya se cuenta con mercados financieros de derivados desde el 15 de diciembre de 1998 con la aparición del Mercado Mexicano de Derivados (MexDer).  Este mercado surge dentro de la operación de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), y tiene una cámara de compensación (la contraparte de las operaciones: cuando alguien compra, la cámara vende el derivado; cuando alguien vende, ella compra), llamada Asigna, Compensación y Liquidación.

 

¿Qué es un derivado?

Es un activo financiero basado en un contrato que toma como referencia a otro activo, como el tipo de cambio, un índice accionario, alguna tasa de interés, alguna acción bursátil o alguna materia prima, entre otros. A partir del comportamiento en el precio de ese activo, el derivado también provoca ganancias o pérdidas para el inversionista o para la empresa que lo utiliza, con el fin de cubrirse de algún riesgo del mercado.

Los derivados tienen dos usos principales:

  1. Para cubrirse de riesgos ante el incremento del precio de materias primas, tasas de interés, tipos de cambio, o en la baja del precio de acciones bursátiles.
  2. Como instrumentos de inversión especulativos.

Todas las herramientas para

Tipos de derivados

 Los tipos de derivados más conocidos son futuros y forwardsopciones y warrants y swaps. Los futuros, opciones y swaps se utilizan en mercados regulados como el MexDer.

 

Tabla 1. Derivados financieros

Mercados organizados Mercados extrabursátiles
Futuros Forwards
Opciones Warrants
Swaps  

Fuente: Alvarado y Morales (2015), en Ordás Porras (1995).

 

Un futuro es un contrato que implica un compromiso entre dos partes para comprar un bien subyacente y donde el precio de un activo se fija en el presente para que se ejerza a la fecha de vencimiento. Los futuros tienen montos y plazos de tiempo estandarizados y pueden liquidarse en efectivo o en especie.

Las opciones son contratos donde el comprador tiene el derecho, pero no la obligación de comprar o vender un activo de referencia a un precio del ejercicio, en una fecha determinada por medio del pago de una prima.

Los swaps son contratos donde existe un intercambio de un flujo por otro. Se utiliza mucho en las tasas de interés para intercambiar tasas variables a fijas.

Los forwards son muy parecidos a los futuros. En español, se conocen como contratos adelantados y se realizan entre una institución financiera y un cliente con montos y plazos a la medida del cliente para fijar precios de activos. El principal uso en México es para fijar tipos de cambio del peso con el dólar. Una característica importante es que los forwards no se encuentran en mercados organizados, sino en mercados extrabursátiles u OTC (Over The Counter).

Los warrants son muy parecidos a las opciones, sólo que, como los forwards se manejan en mercados extrabursátiles. Se efectúan entre una institución financiera y un cliente, a la medida y requerimientos particulares de este último.

 

Tabla 2. Comparación de cuatro tipos de derivados financieros

Derecho de ejercerlo Obligación de ejercerlo Tipo de mercado
Opciones Futuros Mercados organizados
Warrants Forwards Mercados extrabursátiles

Fuente: Alvarado y Morales (2015), en Bacchini, Miguez, García y Rey (2005).

 

En este artículo, se abordarán las opciones financieras como alternativa de inversión bursátil dentro del MexDer, en específico, las opciones sobre acciones.

 

Opciones

Existen opciones sobre el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la BMV, sobre divisas, en especial, sobre el dólar estadounidense, ETF y acciones bursátiles del mercado mexicano.

ETF significa Exchange Traded Funds. Son fondos de inversión que replican índices de referencia, y se compran y venden como acciones bursátiles. En México existe uno muy importante, pues se ha constituido en una acción con gran bursatilidad en el mercado mexicano, el Naftrac, que replica el comportamiento del IPC.

En el MexDer, se cuenta con las siguientes opciones sobre acciones: Alfa A, América Móvil L, Cemex CPO, FEMSA UBD, GMéxico B, ICA, Lala B, MEXCHEM, Naftrac, Peñoles, Pinfra, Televisa CPO y Walmex V.

Existen dos tipos de opciones: las opciones de compra, denominadas calls, y las opciones de venta, llamadas puts.

 

Tabla 3. Opciones

Opciones de compra Opciones de venta
Calls Puts

Fuente: Alvarado y Morales (2015), en Bacchini, Miguez, García y Rey (2005).

 

En las calls, el inversionista pronostica que el precio del subyacente —en este caso, de la acción bursátil— subirá de precio y obtiene ganancias si es correcta su previsión.

Los puts se utilizan para un mercado bajista, donde se pronostica que el precio de la acción disminuirá y se obtienen rendimientos si esto sucede.

Todas las opciones, sean calls o puts, deben contar con seis elementos:

  1. Activo de referencia (acciones, tipo de cambio, índices, y demás). Destacamos las acciones bursátiles de la BMV, como el activo de referencia o subyacente. Esto significa que el precio de la prima de la opción varía si la acción bursátil a la que está referenciada sube o baja de precio.
  2. La cantidad de ese activo. Para opciones sobre acciones, se manejan contratos de múltiplos de 100 acciones, es decir, un contrato representa a 100 acciones. Por ejemplo, si el costo de la prima por acción cuesta 5 pesos, el contrato que incluye 100 acciones tendrá un costo total de 500 pesos. Si un inversionista decide comprar 6 contratos, entonces el costo será de 3 000 pesos.
  3. El precio al que puede ser ejercido esta opción. Conocido también como precio del ejercicio o strike. Aquí, el inversionista decide en qué precio del ejercicio entrar, para empezar a generar ganancias a partir de este precio, después de restar el costo de la prima.
  4. La fecha del vencimiento del contrato. Es el número de días que restan para que finalice el contrato de la opción, y pueda ser ejercida o no. Depende del comprador de ésta si decide ejercer el contrato. En el caso de las opciones sobre acciones, casi nunca se ejercerá el contrato. El inversionista trata de obtener rendimientos antes de la fecha de vencimiento o, en caso de que el pronóstico sobre el comportamiento del precio no sea adecuado, se tratará de reducir la pérdida antes de que finalice el contrato, vendiendo antes de la fecha de finalización. En México, en opciones para acciones se utilizan cuatro fechas de vencimiento en el año: el tercer viernes de cada trimestre correspondiente a marzo, junio, septiembre y diciembre.
  5. El precio del activo de referencia. Es el precio de mercado de la acción bursátil que se toma como bien subyacente.
  6. La prima del contrato. Esta prima está calculada por modelos que parten del modelo Black and Scholes y modelos binomiales, pero básicamente está determinada por una parte por el valor intrínseco, determinada al restar el precio del ejercicio al precio del activo de referencia. Por la otra parte, por el valor tiempo, donde entre más se acerca a su fecha de vencimiento, más pierde su valor tiempo:

                           Valor de la opción = Valor intrínseco + Valor tiempo

Una de las grandes ventajas de las opciones financieras es que pueden lograrse rendimientos atractivos, en muchos casos mayores a los obtenidos por inversiones en acciones sin utilizar la cantidad de dinero que se requiere para comprar acciones, sino sólo una parte. A esto se le conoce como apalancamiento financiero.

Otra de las ventajas del call es que la pérdida se encuentra limitada sólo al costo de la prima.

Ejemplo:

Se tomará el precio de la acción y del costo de la prima de la opción call del viernes 23 de octubre de 2015 de América Móvil (AMX L).

 

Tabla 4. Opción call

Datos del ejemplo Acción AMX L
Precio acción 14.35
Costo prima 0.80
Precio del ejercicio 14.50
Fecha de vencimiento 18/03/2015

Fuente: Alvarado y Morales (2015), con base en datos del MexDer.

 

Como puede observarse en los datos iniciales, el precio de la acción cerró a 14.35 pesos. Se cuentan con varias opciones call de América Móvil con diversas fechas de vencimiento y se elige la del 18 de marzo de 2016, con un precio del ejercicio en 14.50 pesos, y con un costo de la prima de 0.80 centavos. Cada contrato cuenta con 100 acciones por lo tanto, el costo por contrato es de 80 pesos.

En la siguiente tabla, se muestran los posibles escenarios del precio de la acción y cómo influye en el precio de la prima de la opción call y, por tanto, en su rendimiento.

 

Tabla 5. Rendimiento de call de América Móvil

Precio de la acción Call Rendimiento
5 -0.80 -100.00%
6 -0.80 -100.00%
7 -0.80 -100.00%
8 -0.80 -100.00%
9 -0.80 -100.00%
10 -0.80 -100.00%
11 -0.80 -100.00%
12 -0.80 -100.00%
13 -0.80 -100.00%
14 -0.80 -100.00%
15 -0.30 -37.50%
16 0.70 87.50%
17 1.70 212.50%
18 2.70 337.50%
19 3.70 462.50%
20 4.70 587.50%

Fuente: Alvarado y Morales (2015).

 

Como se muestra, si el precio de la acción del 23 de octubre hasta el 18 de marzo no rebasa los 15 pesos, entonces se pueden tener pérdidas, que es básicamente el precio de la prima. Hay que recordar que, en este ejemplo, 14.35 pesos es el costo de la acción y al dividirlo entre 0.80 centavos —lo que cuesta la opción call—, da un apalancamiento de casi 18 veces. Por lo tanto, se requiere sólo un dieciochoava parte de lo que se necesita para invertir en acciones.

En cambio, las ganancias pueden ser ilimitadas dependiendo el precio que alcance la acción. El rendimiento puede ser muy atractivo, pues, en el caso de que la acción llegara a 20 pesos, como se muestra en la tabla 5, la opción call tendría una ganancia de 4.70 pesos, lo que da un rendimiento de 587.50%: una rentabilidad muy atractiva para una inversión menor a cinco meses, tomando en cuenta que la inversión es 0.80 centavos por acción.

En un escenario más probable, ya que en los últimos doce meses el precio de la acción llegó a los 17 pesos, se obtendría una ganancia de 1.70, lo que brinda un rendimiento de 212.50%, también muy atractivo para una inversión a corto plazo.

Los contratos siempre manejan paquetes de 100 acciones, así que la inversión total en calls por contrato es de 0.80 pesos por acción, lo que multiplicado por 100 acciones da un total de 80 pesos. Ésa sería la máxima pérdida que se alcanzaría por cada contrato. En las opciones, las pérdidas son limitadas y las ganancias pueden ser ilimitadas.

 

Conclusiones

La inversión en derivados financieros en México todavía es escasa y desconocida por la mayor parte de sectores de la sociedad. Pero no por ello deja de ser una alternativa de inversión bastante rentable e interesante, de acuerdo con las características del instrumento, en concreto con las opciones financieras donde existe la posibilidad de elegir si se ejerce o no la opción de compra o de venta.

Las ventajas son las siguientes:

Es una inversión que puede apalancarse y requiere menos dinero que para comprar directamente el activo de referencia, lo cual permite ganancias mucho más lucrativas, desde el punto de vista del porcentaje.

  1. Las pérdidas son limitadas y lo máximo que puede perderse es el costo de la prima y no el valor total del activo, como puede suceder con las acciones.
  2. Son instrumentos que pueden combinarse con otros como renta fija o renta variable para diversificar los riesgos de la inversión.

México es un mercado en crecimiento que en un futuro permitirá contar con inversionistas más sofisticados y mejor preparados para el uso de derivados financieros, ya sea como cobertura o como instrumentos de inversión.

 

Referencias

D. Bacchini, D. F. Miguez, J. I. García Fronti y S. A. Rey, Ingeniería financiera. Futuros y opciones, Buenos Aires, Ómicron, 2005.

Mercado Mexicano de Derivados (20 de Octubre de 2015). MEXDER [en línea]. Disponible en http://www.mexder.com.mx/

José Antonio Ordás Porras, Los instrumentos derivados I. En Hernán Sabau y Gloria Roa (comps.), Derivados financieros. Teoría y Práctica, México, Operadora de Bolsa Serfín, 1995.

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional