Inicio » Blog » ¿Son seguras las dietas que promueven los influencers?
Comunidad UIC
Autor UIC

Escrito por: Karemm Danel
Editorial UIC
agosto 26, 2019

Seguramente has visto que en redes sociales los llamados influencers hablan de dietas que prometen a sus seguidores obtener un cuerpo digno de fotografiar y publicarse en Instagram, por ejemplo.

Dichos estándares, marcados por la sociedad, en muchas ocasiones se alejan de un estilo de vida saludable que ni los mismos influencers practican, a pesar de mostrar lo contrario en sus stories o publicaciones.

Prueba de ello son los casos de Youtubers que han promovido dietas específicas a fin de conseguir más seguidores y más likes para que, finalmente, se descubra que hacen todo lo contrario.

Al respecto, entrevistamos a Noemí Leyva, directora académica de la Licenciatura en Nutrición, de la Universidad Intercontinental.

Karemm Danel (KD): ¿Qué puede comentar acerca de las dietas que promueven algunos influencers en redes sociales?

Noemí Leyva (NL): Se trata de un tema que realmente hay que abordar como profesionales de la salud, porque actualmente tenemos una penetración de la información impresionante y el problema es que no toda resulta confiable.

A los profesionales de la salud nos preocupa el asunto de los youtubers e influencers, pues, generalmente, los sigue gente muy joven que está buscando un estilo de vida saludable y que, al tener la información tan accesible por medio de un celular o una tableta o una computadora, se enganchan con programas que aparentemente son saludables y con personas que se ostentan como health coaches, personas interesadas en la salud, pero sin tener una formación profesional que avale los conocimientos que se necesitan para dar un plan de alimentación y una orientación alimentaria.

La mayor parte de los influencers, de los blogueros que conocemos, es, de alguna manera, gente improvisada cuya formación no tiene que ver necesariamente con las ciencias de la salud, la nutrición y la alimentación.

KD: ¿Cuál es el peligro de seguir ese tipo de dietas?

NL: Estos influencers no recomiendan lo que todos los nutriólogos recomendamos, que es una dieta balanceada, equilibrada, completa, variada, inocua; sino que hablan de combinaciones de alimentos a las cuales les asocian, incluso, atributos mágicos, rituales y terminan siendo planes de alimentación totalmente desbalanceados que significan un riesgo importante para la salud.

Un plan de alimentación tiene que ser como un traje a la medida. No podemos recomendar algo que les sirva a todos, excepto dar orientaciones muy generales.

Me preocupan, en particular, la población de adolescentes o niños que aún están en crecimiento, así como la población de mujeres en edad gestacional y que desea cuidar su silueta, pero a expensas de sacrificar su salud. 

KD: ¿Cómo puede un joven cuidar su alimentación? 

NL: Los adolescentes atraviesan por etapas de cambio y de identificación con los pares y es una época en la que, efectivamente, descuidan mucho su alimentación.

Los padres ya no tienen tanta influencia sobre ellos como cuando eran niños y el adolescente, tan lleno de energía y de salud, cree que esto durará para siempre. Pero la realidad es que lo que inviertan en salud durante su adolescencia y juventud temprana les va a redundar en salud cuando sean adultos y adultos mayores.

Entonces, se les recomiendan, al menos, cuatro alimentos al día y tres alimentos principales acompañados de una o dos colaciones y nunca hacer ayunos.

Los adolescentes suelen dormir mucho por cuestiones fisiológicas; por ello, sacrifican los 10 o 15 minutos que tendrían que invertir en preparar un desayuno a fin de dormir un poco más.

Lo recomendable es que una tarde antes o una noche antes dejen preparado el desayuno, que puede ser ligero: frutas, cereal, una proteína.

También, suelen recurrir a comida procesada, a comida rápida, a “lo que sea con tal de quitar el hambre”. Pero no tienen que invertir gran cantidad de tiempo, sino tener conciencia de lo que comen, porque esto se traducirá en el estado de salud que tendrán.

Pueden recurrir a alimentos no procesados, por ejemplo, frutas y verduras que se pueden dejar preparadas desde la tarde o la noche anterior y al día siguiente solamente ponerlas en una bolsa térmica.

Asimismo, les recomendamos eliminar el consumo de refrescos, de bebidas endulzadas. La tendencia va hacia lo natural: frutas, verduras, alimentos lo menos procesados que se pueda.

En este sentido, el nutriólogo tiene todo el conocimiento para darles a los chicos un menú factible, que se ajuste a su presupuesto, que puedan implementar fácilmente y que no les tome gran cantidad de tiempo.

Por supuesto, también contemplamos la ley del 80-20; es decir, si de lunes a viernes ellos cuidan su alimentación, sábado y domingo pueden incurrir en algunas excepciones, como todo chico joven y saludable que no deja de comer alimentos que no son precisamente los más nutritivos.

KD: ¿Qué comentarios tiene acerca de la alimentación vegana que tanto se difunden en redes sociales?

NL: A los nutriólogos lo que más nos cuesta es convencer a la gente de que no es la medida más saludable o más adecuada. Al respecto, hay algo muy importante, el vegetarianismo mixto (hablo de los ovolactovegetarianos cuando comen por lo menos huevo, algunos productos derivados de leche y todo el vegetal que quieren) es una práctica bastante sensata, en el sentido de que tiene un aporte proteico de proteína de origen animal que puede ser, si no suficiente, adecuado.

Aquí el problema real tiene que ver con los veganos, con aquellas personas que se niegan a comer alimentos de origen animal sin excepción.

Pero es necesario entender que los alimentos de origen animal y solamente los de origen animal proveen cierto tipo de vitaminas y minerales que el cuerpo necesita no sólo para sentirse bien, también para el desarrollo del cerebro, como la vitamina B-12 y el hierro.

La vitamina B-12 solamente se encuentra en productos de origen animal, y el hierro, aunque también se encuentra en productos de origen vegetal, no está en su forma más biodisponible, por lo que la absorción suele ser bastante pequeña cuando se consume de fuentes de origen vegetal. De ahí la cuestión de que los veganos a veces argumenten que es bueno suplementarse de manera artificial y así no consumen los de origen animal.

Por supuesto, la cuestión de los tóxicos en las carnes tiene una base: no es recomendable comer carnes rojas más de una o dos veces por semana, por ejemplo. Sin embargo, eso tampoco nos tendría que llevar necesariamente a anular toda fuente de proteína, sobre todo de origen animal, porque no la podemos sustituir con ningún otro alimento.

KD: ¿Qué cree que haga falta para promover una alimentación adecuada entre los jóvenes?

NL: Creo que es cuestión de educación. Hasta hace muy poco la nutrición no era una ciencia que se practicara, sobre todo en México. Anteriormente, no todos los médicos tenían el conocimiento, por lo que no daban información al respecto.

Hoy en día, los nutriólogos tomamos en cuenta preferencias, hábitos, lugares de consumo, tiempos de consumo, presupuesto para la alimentación. De esa manera es posible hacer recomendaciones personalizadas que serán factibles y le darán gusto prácticamente a cualquiera, informando acerca de estos beneficios, de estas necesidades y de no incurrir en la satanización de algunos alimentos y quitarlos por completo de la dieta habitual.

KD: ¿De qué manera un padre de familia puede orientar a su hijo en el tema o de qué manera pueden ser guías para que su hijo se interesa en
llevar una buena alimentación?

NL: Yo recomiendo que la mesa alrededor de la cual se reúne la familia a tomar los alimentos no se convierte en un campo de batalla. A veces, sobre todo las madres, en esta fijación tan fuerte que tenemos de que los hijos coman de manera saludable, convertimos la hora de la comida, del desayuno o la cena en campos de batalla, y no sólo no logramos nada, sino que hacemos un ambiente que no es propicio para disfrutar la alimentación.

Lo que puedo decir es que resulta muy difícil predicar sin el ejemplo, por lo que es importante que como adultos asumamos buenos hábitos de alimentación, pues, finalmente, el hábito se enseña a través de la práctica, no del discurso.

Entonces, si en algún momento empiezan a detectar problemas en los chicos, acudan con un especialista certificado, que tenga una licenciatura y una cédula profesional para ejercer la nutrición y no con alguien que da recomendaciones descabelladas en redes sociales.

KD: ¿Cómo elegir un buen nutriólogo?

NL: Inicialmente, yo les recomiendo que verifiquen que es una persona con título y cédula profesional; de hecho, por norma oficial mexicana, sólo una persona que tenga título y cédula profesional como profesional de la nutrición puede dar orientación alimentaria.

Así que estamos en todo el derecho como consumidores de pedir la garantía profesional.

Si es una persona con una licenciatura, podemos tener la confianza de que sabe cuáles son las consecuencias de una alimentación no saludable, de una alimentación limitada y que no incentivará este tipo de prácticas.

KD: ¿Adónde pueden acudir los jóvenes para obtener más información al respecto?

NL: En la Universidad Intercontinental tenemos nuestra clínica universitaria de nutrición, donde ofrecemos consultas: desde el diagnóstico, porque a muchos chicos les interesa únicamente ver cómo está su porcentaje de grasa, saber qué tanta masa muscular tienen y, aprovechando, saber si están comiendo bien.

Así que los podemos recibir para un diagnóstico, para lo cual los subimos a nuestro aparato que mide composición corporal, a fin de recomendarles si aumentar o disminuir peso, aumentar o disminuir porcentaje de grasa.

Asimismo, reciben orientación o tratamiento, en caso que necesiten un plazo más largo para lograr resultados, con nuestros practicantes, que son estudiantes de último semestre supervisados por un docente titulado y con experiencia en el caso.

Los invitamos a visitarnos; tenemos muchos servicios, es una clínica muy amigable y está abierta al público en general.

En caso de necesitarlo, pónganse en contacto con nosotros.

 

Para saber más

Clínicas de la Salud, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/servicios/clinicas-la-salud/

Licenciatura en Nutrición, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/licenciaturas/division-de-la-salud/licenciatura-en-nutricion/

Licenciaturas en línea, Universidad Intercontinental. Disponible en https://enlinea.uic.edu.mx/

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional

¡Agenda tu cita!
X