Comunidad UIC
Autor UIC

Escrito por: Eva González Pérez
Editorial UIC
febrero 21, 2019

Aunque te parezca exagerado el título de esta nota, es verdad que tú puedes cambiar al mundo.

Mundo actual

Desde hace años, términos como competitividad, mercado, economía, empresa, entre otros, pueblan numerosos y diferentes ámbitos. Internet abunda en consejos y variadas ofertas de cursos para mejorar nuestras finanzas e incluso hacernos ricos y exitosos.

Hoy vivimos el resultado de un conjunto de teorías y prácticas que cambió nuestro pensamiento y, por ende, nuestra vida. Nos preocupa la prosperidad económica, porque queremos sentirnos más seguros frente a lo venidero.

Esta situación, por debatible que sea, es real y a ella debemos enfrentarnos. Una formación académica atenta a los nuevos retos es fundamental. No obstante, pensamos que debe acompañarse de otro aspecto que es imprescindible. Apuntamos a una visión más integral.

Mundo ideal

Sin duda, los bienes tangibles (dinero, un buen trabajo, un auto) nos hacen sentir más cómodos y seguros. No obstante, de nada sirve la riqueza —ni el poder— si desatiendes los valores en tu práctica diaria. Porque justo ahí reside tu posibilidad de hacer de este mundo un lugar mejor, más habitable.

El éxito profesional y financiero deben acompañarse de un conjunto de valores que doten de sentido humano al individuo. El estilo particular con que hacemos bien o mal afecta la intensidad de la huella que dejamos en el camino.

Valores imprescindibles

Tal vez ya estés preguntándote: ¿cuáles son los valores que debo cultivar? Te ofrecemos algunos ejemplos en esta breve lista:

  • Gratitud: tienes más cosas por las cuales agradecer, que faltantes de los cuales quejarte.
  • Honestidad: habla siempre con la verdad; si no lo haces, será difícil que recuperes la confianza de la gente.
  • Humildad: reconoce tus fortalezas, pero también aprende a aceptar tus errores. Hacerlo te enseñará mucho.
  • Prudencia: valora la pertinencia de tus palabras y tus actos. Al controlarte, ganas más que imponiéndote.
  • Respeto: como dice el adagio latino do ut des. Es decir, si quieres que te respeten, sé considerado con los demás.
  • Responsabilidad: implica asumir el compromiso y, por supuesto, el cumplimiento de tus obligaciones.

Pero el mayor de todos…

La sensibilidad merece un párrafo aparte. Al ponerte en los zapatos del otro, es más fácil entenderlo y mostrarte agradecido, honesto, humilde, prudente, respetuoso y responsable. Sentir lo que el otro siente nos acerca, nos permite reconocernos en él. Es, digámoslo así, una sucursal de la caridad, del amor.

Tú puedes cambiar el mundo

Enriquecerás tu vida si en todo momento muestras tus valores. Con tu familia, tu pareja, en la escuela, trabajo y con la sociedad, tú puedes ser un agente de cambio.

Esto significa que necesitas una preparación profesional de calidad, que responda a los retos del mundo actual. Pero no olvides cultivarte en los valores.

La Universidad Intercontinental asume ese compromiso y te ofrece una formación integral que hace de los jóvenes mejores personas.

Porque el mundo actual demanda líderes íntegros, inspirados por una actitud de servicio desde el espíritu cristiano y comprometidos con la libertad.

Para saber más:

Licenciaturas, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/licenciaturas/

Posgrados, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/posgrados/

Coordinación de Pastoral, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/formacion-integral/pastoral/

“¿Por qué somos orgullosamente UIC?” Disponible en https://www.uic.mx/orgullosamente-uic/

“Soy estudiante, soy ciudadano. Construir ciudadanía en la universidad.” Disponible en https://www.uic.mx/construir-ciudadania-en-la-universidad/

“El líder disruptivo del futuro: estudiar lo es (casi) todo”. Disponible en https://www.uic.mx/lideres-disruptivos/

“¿No te alcanza? Claves para tener lo que quieres.” Disponible en https://www.uic.mx/tener-lo-que-quieres/

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional