Mundo Actual

Escrito por: Eva González Pérez
Editorial UIC
septiembre 27, 2018

En la actualidad, la industria del turismo ha alcanzado una gran relevancia a nivel mundial.

Los motivos para viajar llevan a hablar de turismo deportivo, turismo religioso, turismo recreativo, entre otros. Pensemos en Rusia y la Copa Mundial de Futbol; o en España y la catedral de Santiago de Compostela, o bien, en Las Vegas y sus casinos.

Adondequiera que sea, la gente casi siempre está dispuesta a viajar.

Origen del Día Internacional del Turismo

El Día Mundial del Turismo fue instituido por la Organización Mundial del Turismo (OMT), en 1979. El propósito de fijarlo fue doble. Por un lado, fomentar el desarrollo del turismo. Por otro, concientizar a la comunidad del impacto social, cultural, ambiental y económico que representa el sector en el mundo.

Un viaje al pasado para entender el futuro del turismo

Para hacernos una idea de la evolución del turismo, basta echar un vistazo a dos de las últimas generaciones.

Turismo baby boomer

En la época en que los baby boomers se incorporaron al sector laboral, el turismo parecía un sueño inalcanzable. Los costos de los viajes eran muy elevados para un joven que apenas comenzaba a percibir un sueldo.

Pero muy pronto vieron cómo las agencias turísticas comenzaron a ofrecer vuelos que ya no resultaban tan inaccesibles. No es que bajaran los precios de las aerolíneas, sino que ahora se acompañaban de otros atractivos: desayunos, transporte, guías…

En la época de abundancia económica, con un trabajo más sólido, los baby boomers comenzaron a viajar, junto con su familia. Cónyuge e hijos disfrutaron vacaciones en diversos sitios, principalmente, de playa y sol.

Turismo millenial

Hoy esos niños, conocidos como millenials, tienen cubierto, hasta cierto punto y sin siquiera proponérselo, el anhelo de viajar. Esto significa que su realidad es muy distinta de la de sus padres.

Para comenzar, las redes son su segundo hogar. Un hogar con grandes posibilidades de reconocimiento y satisfacción. Cuanto mayor sea el número de “me gusta”, más reconocidos se sienten. Pero eso no se logra con notas o imágenes ordinarias.

Por ello, el turismo tradicional de sol y playa no les atrae más. Hay que atreverse a lo nuevo para destacar. ¿Qué tal una selfie en un mirador de vertiginosa altura?

Turismo económico

Los medios de comunicación y su dominio cibernético han hecho que, además, los jóvenes busquen mejores opciones para viajar. Las aerolíneas de bajo costo y formas alternativas de hospedaje (intercambio, hostales) son las búsquedas más frecuentes para salir. Poco les interesan las habitaciones lujosas o el tamaño de una alberca (que, además, incrementan sus gastos).

A ello, se suma la conciencia del cuidado ambiental, tema que ha cobrado relevancia en varios sectores de la sociedad. Pese a muchos comentarios negativos vertidos sobre ellos, los millenials son conscientes de su responsabilidad social. Por eso, no buscan más el turismo que deja una honda huella en el ecosistema.

Turismo sostenible

De este modo, es claro que la oferta turística tiene que buscar nuevas formas para atraer a los viajeros de hoy. Una de esas formas es justamente el llamado turismo sostenible.

A diferencia del turismo tradicional, el sostenible es consciente de las repercusiones económicas, sociales y medioambientales que representa satisfacer las necesidades de los visitantes.

Esta característica lo convierte en factor clave para influir en el cambio del mundo y, si no revertir, al menos detener su deterioro.

Retos del turismo del futuro

En este escenario, el turismo actual enfrenta grandes retos. Por un lado, su oferta tiene que renovarse, porque así lo demandan los viajeros. Por el otro, su oferta debe atender también al cuidado ambiental.

Algunos hoteles ya aplican desde hace tiempo algunas pequeñas, pero valiosas, iniciativas. El cambio de las toallas, por ejemplo. Al preguntarle, la administración interpela al huésped y lo hace copartícipe del cuidado del agua.

Pero hacen falta acciones de mayor caladura para continuar como una opción suficientemente llamativa.

Un elemento común en las diversas miradas desde el horizonte sostenible es que el beneficio del turismo debe ser para la comunidad entera. Hay muchas maneras de lograr esto; aquí citamos, como muestra, las siguientes:

  • Promoción de la autoestima comunitaria,
  • mejora en la calidad de vida de la población local
  • el respeto a los derechos humanos y laborales del trabajador, entre muchos otros.

 

Para saber más

Licenciatura en Administración en Negocios Turísticos, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/licenciaturas/division-de-negocios/turismo/

Jsaez09 y Mónica Chacón Prado, “El turismo religioso en España. Características del turismo religioso español”, El blog en Comunidad Hosteltur. Disponible en https://turismoreligiosoenespana.wordpress.com/peregrinaciones-religiosas/

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional