Coaching
Avatar

Escrito por: Eva González Pérez
Editorial UIC
octubre 15, 2018

Los objetivos de la marca personal son un punto básico, según los expertos, para colocarte con éxito en el mercado laboral.

Como sabemos, permite que tú y tu producto se distingan en un mundo de lleno de profesionales.

Construir la marca personal —o personal branding— puede lograrse siguiendo varios pasos. Entre ellos, identificar qué te hace diferente y conocer tus objetivos esenciales. Hoy hablaremos de ellos, puesto que están  fuertemente ligados.

Diferenciador de la marca personal

Identificar los rasgos que nos distinguen de otros parece cosa fácil, pero en la realidad no somos tan conscientes de ellos.

Así que para conocer los tuyos, conviene que te formules preguntas sobre dos aspectos personales: tus fortalezas y tus debilidades. Tu punto de partida es el conocimiento de ti mismo. Aquí te proponemos cinco preguntas clave para cada área por conocer.

Fortalezas

Comenzar preguntándote “¿para qué soy bueno?” puede resultar muy general y, por tanto, difuso. En cambio, si enfocas tu atención en algunos momentos de tu vida, quizá obtengas mejores resultados.

Las siguientes preguntas pueden ofrecerte valiosas pistas para conocerte mejor. La clave es que, al responderlas, consideres tanto tus intereses personales como los profesionales.

  • ¿A qué aspiraba cuando era niño?
  • ¿Qué me gusta hacer en mis ratos libres?
  • ¿Cuáles actividades podría hacer de manera prolongada sin aburrirme?
  • ¿En qué tareas me siento seguro?
  • ¿Qué puntos positivos destacan los demás sobre mi persona?

Debilidades

Ahora les llaman áreas de oportunidad. Pero recuperar el nombre anterior influye mentalmente para cuidarnos de esos aspectos personales que nos hacen pasar malos ratos. Plantéate las siguientes preguntas:

  • ¿Qué situaciones son las que más me incomodan?
  • ¿Qué cualidades admiro en mis amigos cercanos y pienso que, si yo también las tuviera, me harían feliz?
  • ¿Cómo reacciono cuando alguien piensa de un modo distinto del mío?
  • ¿Cuáles son los comentarios más comunes hacia mí cuando alguien está molesto conmigo?
  • ¿Qué tipo de actividades suelo dejar rezagadas?

Una vez identificadas tus debilidades, hay que minimizarlas o, en el mejor de los casos, modificarlas.

En cuanto a tus fortalezas, hay que buscar la forma de potenciarlas y encauzarlas hacia lo que buscas.

Los objetivos de la marca personal

En este segundo paso, también puedes recurrir a una pregunta: “¿Cómo quiero que termine la historia de mi vida?” Detente en cuanto sea necesario, porque el objetivo de tu marca será tu destino.

Para responder lo mejor posible a esta pregunta, considera que tus objetivos deben ser precisos. No basta expresar “quiero ser un líder en el ramo”, porque es una respuesta muy ambigua. De hecho, deja muchas más interrogantes: ¿en qué plazo?, ¿en qué área del ramo?, ¿cómo sabrás que lo has logrado?

Objetivos SMART

Por lo anterior, conviene tener presentes las cinco características del acrónimo SMART.

De acuerdo con él, tus objetivos deben ser específicos (specific), medibles (measurable), alcanzables (attainable), relevantes (relevant) y con acotación temporal (time-bound). Estas características son una excelente referencia en la delimitación de los objetivos.

Atendiendo a SMART, las nuevas preguntas que debes responder son las siguientes:

  • ¿Qué es lo que quieres conseguir?
  • ¿A qué instrumentos recurrirás para medir los avances?
  • ¿Es razonable la meta que planteas?
  • ¿Por qué es significativo para tu empresa?
  • ¿Cuál es el plazo en el que se debe alcanzar?

Considerándolas, nuestro objetivo anterior —muy vago— puede reformularse en los siguientes términos: “En los próximos cinco años, quiero aumentar 40% la distribución de tal producto en el territorio nacional, para incrementar ingresos. Y ser un líder en el ramo.” A esto habría que agregar la estrategia que se seguirá para medir los avances.

Además, seguir unos pasos ayudará a la definición de tus objetivos:

  • Selecciona qué actividades personales y laborales disfrutas más. Si son muchas, discrimina; recuerda que, entre más concreto, mejor. Quédate con lo que te encanta hacer y que no te cansarías de continuar haciendo.
  • Analiza si las actividades que te encantan pueden unirse en una sola. Por ejemplo, si quieres aumentar la distribución de tus productos y te gusta viajar, visita a tus clientes de provincia.
  • Sopesa los pros y contras de tu elección. Considera los esfuerzos que deberás hacer para alcanzar tu objetivo: inversiones de dinero y tiempo, incremento de personal, viajes frecuentes. Cuida el equilibrio entre lo personal y lo laboral.
  • Atiende a tus valores personales. Cuida que tus nuevas tareas laborales no afecten tus tiempos personales o familiares. Alcanzar el éxito laboral no tiene por qué repercutir en un sacrificio personal, sino en una satisfacción de vida.

Una vez que definas con claridad los objetivos de la marca personal, estarás en condiciones para diseñar tus estrategias y encaminarte hacia tu meta.

Para saber más

Licenciatura en Administración y Dirección Estratégica, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/licenciaturas/division-de-negocios/administracion-estrategica/

Licenciatura en Mercadotecnia, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/licenciaturas/division-de-negocios/mercadotecnia/

Maestría en Administración de Negocios, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/licenciaturas/division-de-negocios/mercadotecnia/

Doctorado en Administración, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/posgrados/innovacion-empresarial-la-competitividad/doctorado-en-administracion/

Eva González Pérez, Desarrolla tu personal branding, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/personal-branding/

 

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional