Comunidad UIC
Autor UIC

Escrito por: Gabriela Ruiz Gutiérrez
Licenciatura en Traducción, Localización e Interpretación
octubre 30, 2019

Cuando pensamos en el progreso, las connotaciones del término a menudo nos resultan positivas: avance científico y tecnológico, mayor esperanza de vida, desarrollo en el transporte y las telecomunicaciones, mejores condiciones laborales.

Lo cierto es que el progreso es excluyente; no todos van a gozar de él y serán, en cambio, adoctrinados por los medios de comunicación masiva para hacerles creer que la escasez es resultado de una moral individual fallida (porque no se está motivado, porque no se piensa de manera positiva, porque no se propone ser más creativo, porque no se trabaja más duro).

En realidad, el modelo económico e ideológico en el cual se desenvuelve dicho progreso oculta su dependencia de la opresión y explotación de las mayorías.

El modelo se inviste de los atractivos de las mercancías nuevas, con diseños seductores y precios cada vez más bajos (pensemos, por ejemplo, en los productos ofrecidos por las cadenas comerciales extranjeras, como Miniso).

Sin embargo, existen voces disidentes que promueven la crítica de los mecanismos de que se vale dicho modelo económico. Una de esas voces podemos escucharla en el largometraje El Método (2006), de Marcelo Piñeyro.

En la película es posible ver el tormentoso proceso de reclutamiento de un grupo de aspirantes a un puesto laboral en la élite de las finanzas.

De este proceso deriva una serie de criterios que se ha convertido ya en un dispositivo ideológico por medio del cual, automáticamente, regimos nuestras vidas: la competencia sanguinaria, la meritocracia individualista, la traición a los valores éticos que promueven la cooperación y la reciprocidad entre las personas.

Por ello, uno de los evaluadores comenta: “que sean aportes a la humanidad no quiere decir que sean buenos”, y es la ausencia de bondad lo que caracteriza al método utilizado para elegir al ganador.

El proceso que se lleva a cabo para tal fin es, a la vez, una mirada micro y macroscópica de la civilización moderna: por un lado, se le representa en un lugar y tiempo reducidos (una entrevista de trabajo en una oficina a lo largo de un día); por otro, el hecho de que se trate de una empresa transnacional prestigiosa apunta a la enormidad de los alcances que tienen los centros del poder económico actuales para demarcar e instaurar pautas de conducta sobre la población mundial.

Estas pautas dejan de ser una opción para convertirse en una necesidad: de no seguirlas, el riesgo es quedar fuera no sólo del empleo, sino de lo que éste conlleva en una sociedad donde la vida se reduce a trabajo y consumo. La amenaza de tal exclusión es el caos y la muerte, ejecutadas el día de la entrevista en las calles de la ciudad mediante la represión de la protesta contra el Fondo Monetario Internacional.

Respecto de las numerosas críticas que se han hecho a la sociedad moderna y su modelo económico e ideológico, la película de Piñeyro también realiza una. Ésta localiza la sofisticación del pensamiento racional al servicio de un sistema destructivo, el cual incurre en la enajenación del hombre y en la alteración e incluso pérdida de cualidades que, utilizadas de otro modo, podrían conducirle a la emancipación y a la felicidad.

La corporación, en lugar de procurar una vida digna para sus miembros, ha implementado un método ideado no tanto para evaluar el perfil de los candidatos a determinado puesto como para someterlos a un proceso de deshumanización, de donde únicamente sale victorioso quien logre la anulación total de sus valores.

No es extraño, pues, que el primer candidato en ser eliminado fuera uno que antepusiera el bienestar del entorno ecológico y humano a los intereses personales y los corporativos. Dicha expulsión les deja a todos claro que están obligados a competir ferozmente entre sí para asegurarse el puesto.

El hecho de que las pruebas se presenten como opcionales, insistiendo en el hecho de que nadie es forzado a continuar con el proceso, se torna peor cuando las únicas opciones son la muerte de los principios quedándose dentro, la muerte del cuerpo yéndose fuera y hacia la confrontación entre ciudadanos ultrajados y soberanos opresores.

Las sublevaciones aparentan una violencia barbárica propia de la sinrazón. Sin embargo, la barbarie se manifiesta en su máxima expresión al interior de la corporación, la cumbre de la razón y el progreso.

El método utilizado para la selección del candidato plantea, entre otras cosas, que una de las herramientas de esa misma razón, la psicología, ya no se ejerce más como vía fiable de salud y reintegración del hombre en la sociedad.

Ahora puede utilizarse para lo contrario; ahora es la barbarie lo que se premia con la obtención del empleo, la inclusión a un grupo determinado, la posibilidad de participar en el engranaje del capital; en una palabra, lo que se nos ha hecho entender como éxito. Pero dicho éxito viene con un costo altísimo: la vida humana a gran escala. Es así como Piñeyro entiende que el progreso, desprovisto de pautas morales, se convierte en catástrofe.

 

Para saber más

Licenciaturas en línea, Universidad Intercontinental. Disponible en https://enlinea.uic.edu.mx/

Maestría en Guionismo, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/posgrados/posgrados-uic-en-arte-comunicacion-y-tecnologia-en-contexto/maestria-en-guionismo/

Especialidad en Guionismo de Adaptación, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/posgrados/posgrados-uic-en-arte-comunicacion-y-tecnologia-en-contexto/especialidad-en-guionismo-de-adaptacion/

Licenciatura en Comunicación Digital, Universidad Intercontinental. Disponible en

https://www.uic.mx/licenciaturas/division-ciencias-sociales/comunicacion/

Especialidad en Publicidad en Medios Interactivos, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/posgrados/posgrados-uic-en-arte-comunicacion-y-tecnologia-en-contexto/especialidad-publicidad-medios-interactivos/

Diana Canela, De la poesía espacial de Fernanda Canales o de cómo Elena Garro vive después de la muerte, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/de-la-poesia-espacial-de-fernanda-canales-o-de-como-elena-garro-vive-despues-de-la-muerte/

Ricardo, Romero, José Revueltas y su pensamiento estético, Universidad Intercontinental. Disponible en

https://www.uic.mx/jose-revueltas-y-su-pensamiento-estetico/

Karemm Danel, Francisco Toledo: artista y luchador social, Universidad Intercontinental. Disponible en https://www.uic.mx/francisco-toledo-artista-y-luchador-social/

* Las opiniones vertidas en las notas son responsabilidad de los autores y no reflejan una postura institucional